[SEPLA-Lista-Oficial2788] Intrigado, ruego ayuda urgente

Buenos Aires, 18 Abril 2021.

Estimadas/os:

Estoy intrigado porque aún espero que “las izquierdas del Ecuador” y los compañeros del Consejo Político de la Conaie, que el 9 de Abril llamó a votar nulo -por ser esa la única “expresión de la rebeldía y el rechazo frente al saqueo, la corrupción, el racismo, el entreguismo”- hagan el favor de sacarme de las tinieblas y explicarme los avances de la liberación nacional, la emancipación social y la restauración de los derechos de los pueblos originarios producido gracias a la oportuna derrota de Andrés Arauz.

Afortunadamente ahora estaríamos un paso más cerca del socialismo y la revolución, y el camino de la lucha anticapitalista, antiimperialista, antipatriarcal y antiextractivista se abre ancho y venturoso bajo el liderazgo de Guillermo Lasso. Pese a que este personaje sintetiza en sus entrañas al más rancio neoliberalismo y las excrecencias medievales del Opus Dei, la caprichosa e inescrutable dialéctica de la historia ha puesto en sus manos la realización de las bellas expectativas de “las izquierdas del Ecuador” y el Consejo Político de la Conaie, mismas que sin dudas se verán materializadas más pronto que tarde. Sin embargo, el hecho de que Lasso haya enviado la invitación para participar en la ceremonia de asunción presidencial del próximo 24 de mayo a Juan Guaidó y la promesa de la llegada de una delegación de muy alto nivel de Washington parecerían indicar que el nuevo gobierno alberga algunas vacilaciones -que no habría que magnificar, por supuesto- en relación a lo esperado por los partidarios del “voto nulo.”

Puede ser que mi cansado cerebro ya no sepa descifrar los matices de este cambio y se inquiete ante algunas extrañas paradojas. De ahí mi ruego a los compañeros y compañeras arriba mencionados para que se compadezcan de mis limitaciones y de forma clara y distinta, como quería un tal René Descartes, me expliquen el paso adelante para las causas populares concretado con el triunfo de Guillermo Lasso el pasado 11 de abril. Sólo así podré recuperar mi tranquilidad y volver a mis labores docentes y a mis investigaciones históricas.

A la espera de vuestra pronta respuesta, me despido con un fraternal abrazo

Atilio Boron

···

Dr. Atilio A. Boron

Coordinador del Ciclo de Complementación Curricular
en Historia de América Latina-Facultad de Historia y Artes, UNDAV

Director del PLED
,

Programa Latinoamericano de Educación a Distancia en Ciencias Sociales del Centro Cultural de la Cooperación “Floreal Gorini”
Corrientes 1543 – C1042AAB Buenos Aires, Argentina
Teléfonos (54-11) 5077-8021/22/24
www.atilioboron.com.ar
Facebook
Twitter
Instagram

Patreon

Desde mi humilde opinión, basada en diferentes declaraciones de fuerzas políticas ecuatorianas, los sectores que impulsaron el voto nulo, en blanco o la abstención, lo hicieron porque entienden que la marcha hacia el abismo del neocolonialismo extractivista, de saqueo y corrupción, que significaban las dos opciones que presentó el poder real al pueblo no tienen diferencias sustanciales. Con diferentes camisetas y relatos, ambas opciones garantizaban la continuidad esencial de ese rumbo suicida que conduce al precipicio, sólo que adornadas con máscaras de neoliberalismo y progresismo.

Quienes vienen luchando por alternativas superadoras que cambien en serio el rumbo entreguista y suicida de los distintos gobiernos al servicio de la dependencia extractivista, en ningún momento plantearon que alguna de esas falsas alternativas eran el camino a la liberación nacional o la emancipación social. Quien afirme semejante barbaridad debería en todo caso mencionar a quiénes se refiere y citar las expresiones que supuestamente fundamentarían esa postura.

Las luchas populares que desde principios de este siglo comenzaron a frenar el avance del neoliberalismo depredador y saqueador en América Latina, fueron traicionadas por gobiernos supuestamente progresistas que mantuvieron la misma matriz neocolonial, de entrega y corrupción, y generaron divisiones en el seno de movimientos sociales, ninguneando, persiguiendo y hasta reprimiendo las legítimas luchas en defensa de los derechos de los pueblos originarios, del ambiente, de los trabajadores.

Afortunadamente, frente a los intentos reiterados en distintos países de nuestra Abya Yala de generar expectativas de cambios entre falsas alternativas que están alineadas más o menos descaradamente con el poder imperial, y aceptan la dependencia y sumisión a pesar de los discursos para la gilada; existen fuerzas políticas, movimientos sociales, organizaciones populares, que siguen adelante en su lucha y no contribuyen a potenciar el desconcierto para dividir al pueblo y alinearlo detrás de opciones que siguen el camino de la eterna dependencia, del saqueo secular y la explotación histórica de nuestro continente.

Lo venimos viviendo en la Argentina con los cambios cosméticos que han garantizado la continuidad del modelo económico-social que se esbozó durante los años ’90 y se desplegó en estos años del siglo XXI, a pesar de los cambios de gobierno. Pagar sin investigar a la usura internacional una deuda fraudulenta, a costa del sacrificio de los sectores mayoritarios; promover los agronegocios que destruyen y contaminan nuestro ambiente y enferman y matan a nuestra gente; impulsar la megaminería y fracking en gran escala a costa de la destrucción de la vida en muchos territorios; todo en beneficio de las grandes corporaciones voraces e insaciables que someten al pueblo a través de los capataces políticos que les sirven de principal sostén para llevar adelante sus planes.

Caer en el juego de hacernos creer que las distintas opciones que ofrece el poder real son diferentes, para mantener la falsa división de la sociedad y la ‘gobernabilidad’ del modelo neocolonial, aunque se disfrace de discurso antiimperialista es en el fondo tan funcional al saqueo y la dependencia como los que sin la máscara se muestran como neoliberales y entreguistas.

En resumen, y reiterando, es mi modesta opinión, tan subjetiva como la de cualquier otro cumpa que opina sobre estos temas.

Abrazos fraternos.

Luis Lafferriere

···

El dom, 18 abr 2021 a las 17:25, Atilio Boron (<aaboron@gmail.com>) escribió:

Buenos Aires, 18 Abril 2021.

Estimadas/os:

Estoy intrigado porque aún espero que “las izquierdas del Ecuador” y los compañeros del Consejo Político de la Conaie, que el 9 de Abril llamó a votar nulo -por ser esa la única “expresión de la rebeldía y el rechazo frente al saqueo, la corrupción, el racismo, el entreguismo”- hagan el favor de sacarme de las tinieblas y explicarme los avances de la liberación nacional, la emancipación social y la restauración de los derechos de los pueblos originarios producido gracias a la oportuna derrota de Andrés Arauz.

Afortunadamente ahora estaríamos un paso más cerca del socialismo y la revolución, y el camino de la lucha anticapitalista, antiimperialista, antipatriarcal y antiextractivista se abre ancho y venturoso bajo el liderazgo de Guillermo Lasso. Pese a que este personaje sintetiza en sus entrañas al más rancio neoliberalismo y las excrecencias medievales del Opus Dei, la caprichosa e inescrutable dialéctica de la historia ha puesto en sus manos la realización de las bellas expectativas de “las izquierdas del Ecuador” y el Consejo Político de la Conaie, mismas que sin dudas se verán materializadas más pronto que tarde. Sin embargo, el hecho de que Lasso haya enviado la invitación para participar en la ceremonia de asunción presidencial del próximo 24 de mayo a Juan Guaidó y la promesa de la llegada de una delegación de muy alto nivel de Washington parecerían indicar que el nuevo gobierno alberga algunas vacilaciones -que no habría que magnificar, por supuesto- en relación a lo esperado por los partidarios del “voto nulo.”

Puede ser que mi cansado cerebro ya no sepa descifrar los matices de este cambio y se inquiete ante algunas extrañas paradojas. De ahí mi ruego a los compañeros y compañeras arriba mencionados para que se compadezcan de mis limitaciones y de forma clara y distinta, como quería un tal René Descartes, me expliquen el paso adelante para las causas populares concretado con el triunfo de Guillermo Lasso el pasado 11 de abril. Sólo así podré recuperar mi tranquilidad y volver a mis labores docentes y a mis investigaciones históricas.

A la espera de vuestra pronta respuesta, me despido con un fraternal abrazo

Atilio Boron

Dr. Atilio A. Boron

Coordinador del Ciclo de Complementación Curricular
en Historia de América Latina-Facultad de Historia y Artes, UNDAV

Director del PLED
,

Programa Latinoamericano de Educación a Distancia en Ciencias Sociales del Centro Cultural de la Cooperación “Floreal Gorini”
Corrientes 1543 – C1042AAB Buenos Aires, Argentina
Teléfonos (54-11) 5077-8021/22/24
www.atilioboron.com.ar
Facebook
Twitter
Instagram

Patreon


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CABO0LMGxq2JQCQSPLpxz%2BEiZViWGi3cg4YD_j6%3DJ39%3Dgb3S7Bw%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAKn%3DjOoHS%3DiyF2xzmwpTz%2BiTQGj%2BNbujYTXK1-TxPppm5NZkDg%40mail.gmail.com.

“No tienen diferencias sustanciales”, sería importante saber qué entiende Ud. por “sustanciales”, compañero. Cuando claramente la propuesta de Guillermo Lasso es la de desmantelar las ya escasas conquistas sociales que las históricas luchas de las masas trabajadoras del Ecuador han podido alcanzar durante la “nueva década pérdida”.

Claramente, para el sector que llamó a votar nulo en medio de un caótico escenario de crisis, tanto económica, como social y sanitaria, con familias enteras conviviendo con sus muertos dentro de sus habitaciones, en un escenario de terror como el vivido en Guayaquil, con los muertos invadiendo las calles, resultado del sistemático desmantelamiento del sistema de salud pública durante el nefasto gobierno del traidor de Lenín Moreno, que en medio de la pandemia no vaciló en despedir a cientos de médicos, en donde tan sólo durante la primera ronda de despidos quedaron fuera del sistema de salud pública 10.000 profesionales. ¿No hay “diferencias sustanciales”? ¿De verdad no las hay, entre quien propone continuar con la misma política de destrucción de las conquistas sociales, de privatización de las empresas públicas, de “achicamiento del Estado” porque considera que el problema de Ecuador es “lo público” y entre quienes pretenden conservar las conquistas sociales y ampliar el rol del Estado como garante de derechos?

Claro, para quienes apoyaron la ilegal consulta de Lenin Moreno en la que se propuso derogar la Ley de plusvalía que evitaba la especulación sobre el valor de la tierra y la fijación de tributos, así como la desaparición/“reestructuración” del Consejo de Participación y Control Ciudadana; ambos son “iguales”. Imagino que igual a Yaku Pérez, haciendo campaña por las “7 veces SI”, engendro salido de la cabeza de alguien tan inescrupuloso como Julio César Trujillo, cuadro de la extrema derecha. En donde, felices se los ve (a la dirigencia de la CONAIE) entregando respaldo a Trujillo y a Moreno para llevar adelante esta “consulta”.

Tal vez sea “igual”, para quienes como Lourdes Tibán intentaron deslindarse de las movilizaciones de octubre de 2019, diciendo que los “correistas estaban llevando un plan para desestabilizar al gobierno de Moreno”, y aún más, diciéndole a Jaime Vargas que “le preocupaba su intervención”, cuando este llamaba a no negociar con el gobierno y exigir su renuncia. ¿Tienen claro que son “iguales”? ¿Iguales a quién? A ellos mismos, tal vez.

Y es correcto, su interpretación es subjetiva, “como cualquiera de la de los cumpas”, lo que no es subjetiva es la realidad, ésta sí que es bien concreta. Y la realidad es que el propio Yaku Pérez, al día siguiente de las elecciones en las que penosamente resultara ganador Lasso, dijo que “su movimiento no sería oposición al día siguiente de asumir Lasso, si éste cumplía sus promesas”. Me pregunto si Pérez leyó la propuesta de gobierno de Lasso o si escuchó en qué consistían sus promesas, una de ellas es la de acabar con lo “público” que es lo que tiene al país “quebrado”; eliminar la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencias, Tecnología e Innovación- SENESCYT, similar al CONICET, aquí por el cono sur, entidad responsable de la política de educación superior, de calificación de las universidades del país, de promoción de la ciencia y la investigación; ¿qué harán con los funcionarios públicos de la SENESCYT?; ¿Qué pasará con la ciudada del conocimiento Yachay?; o la promesa de Lasso de acercar las negociaciones con la Unión Europea y los Estados Unidos firmando TLC’s; o esta otra, la de disminuir la carga tributaria y eliminar impuestos, o mejor, esta otra en la que promete retornar a las “escuelas diferenciales” que durante décadas promovieron la mediocridad de la educación pública, las mismas que fueron eliminadas durante el gobierno de Correa para establecer un sistema de educación único y la habilitación de las escuelas del Milenio, y otras tantas medidas que permitan “dinamizar el sector privado y defender férreamente la dolarización”. Está claro que Pérez no leyó el programa de Lasso o si lo leyó, está de acuerdo con él. O tal vez esté de acuerdo con la propuesta de privatización de la Banca Central, la que curiosamente beneficiaría a esa oligarquía financiera de la que Lasso es representante.

Sólo para quienes no quieren ver, Lasso y Arauz son “iguales”. Hasta para la derecha continental no son “iguales”, basta con mirar las felicitaciones de gente tan despreciable como Corina Machado, Juan Guaidó, Álvaro Uribe, entre otros tantos.
Finalmente, ojalá estos mensajes no se filtren, como sí ocurrió con el debate anterior en el que curiosamente varias de las intervenciones fueron tomadas sin consulta y fueron puestas en un artículo, casualmente firmado por el arco de alianzas de Alberto Acosta, titulado “Pontífices o Compañeros”, faltando totalmente a la ética y a la honestidad que deben existir en cualquier debate, manipulando groseramente lo dicho por quienes hemos intervenido.

Saludos,

···

Econ. Alhelí Cáceres
Web: http://seppy.org.py/

E-mail: alhelicaceres@seppy.org.py
Celular: +595986418410

Buenas tardes;
Muchas gracias por tu mensaje, Alhelí. Es realmente valioso porque no se sitúa en el terreno de la divagación, sino en el terreno concreto del sufrimiento de la mayoría que, si Lasso lograra aplicar sus planes, sin duda se agravaría.
En apenas seis párrafos has explicado con todo rigor la situación y, ligada a ella, la única vía de actuación digna y fructífera para la mayoría; vía que pasa, en primer lugar, ineludiblemente, por un enfrentamiento incondicional con el gobierno de Lasso y todos sus cómplices de dentro y de fuera.
Respecto a la filtración que denuncias, efectivamente retrata a quien la llevó a cabo. Con todo, particularmente no tengo ningún problema en que se difunda lo que digo. Sí lo tengo con la práctica execrable de quien lo hizo, porque fue manipuladamente, en particular poniendo en mi boca lo que no había dicho. Práctica execrable incompatible con toda buena intención.
Fraternalmente,
Xabier

···

El lun, 19 abr 2021 a las 20:08, Alhelí Cáceres (<caceresalheli06@gmail.com>) escribió:

“No tienen diferencias sustanciales”, sería importante saber qué entiende Ud. por “sustanciales”, compañero. Cuando claramente la propuesta de Guillermo Lasso es la de desmantelar las ya escasas conquistas sociales que las históricas luchas de las masas trabajadoras del Ecuador han podido alcanzar durante la “nueva década pérdida”.

Claramente, para el sector que llamó a votar nulo en medio de un caótico escenario de crisis, tanto económica, como social y sanitaria, con familias enteras conviviendo con sus muertos dentro de sus habitaciones, en un escenario de terror como el vivido en Guayaquil, con los muertos invadiendo las calles, resultado del sistemático desmantelamiento del sistema de salud pública durante el nefasto gobierno del traidor de Lenín Moreno, que en medio de la pandemia no vaciló en despedir a cientos de médicos, en donde tan sólo durante la primera ronda de despidos quedaron fuera del sistema de salud pública 10.000 profesionales. ¿No hay “diferencias sustanciales”? ¿De verdad no las hay, entre quien propone continuar con la misma política de destrucción de las conquistas sociales, de privatización de las empresas públicas, de “achicamiento del Estado” porque considera que el problema de Ecuador es “lo público” y entre quienes pretenden conservar las conquistas sociales y ampliar el rol del Estado como garante de derechos?

Claro, para quienes apoyaron la ilegal consulta de Lenin Moreno en la que se propuso derogar la Ley de plusvalía que evitaba la especulación sobre el valor de la tierra y la fijación de tributos, así como la desaparición/“reestructuración” del Consejo de Participación y Control Ciudadana; ambos son “iguales”. Imagino que igual a Yaku Pérez, haciendo campaña por las “7 veces SI”, engendro salido de la cabeza de alguien tan inescrupuloso como Julio César Trujillo, cuadro de la extrema derecha. En donde, felices se los ve (a la dirigencia de la CONAIE) entregando respaldo a Trujillo y a Moreno para llevar adelante esta “consulta”.

Tal vez sea “igual”, para quienes como Lourdes Tibán intentaron deslindarse de las movilizaciones de octubre de 2019, diciendo que los “correistas estaban llevando un plan para desestabilizar al gobierno de Moreno”, y aún más, diciéndole a Jaime Vargas que “le preocupaba su intervención”, cuando este llamaba a no negociar con el gobierno y exigir su renuncia. ¿Tienen claro que son “iguales”? ¿Iguales a quién? A ellos mismos, tal vez.

Y es correcto, su interpretación es subjetiva, “como cualquiera de la de los cumpas”, lo que no es subjetiva es la realidad, ésta sí que es bien concreta. Y la realidad es que el propio Yaku Pérez, al día siguiente de las elecciones en las que penosamente resultara ganador Lasso, dijo que “su movimiento no sería oposición al día siguiente de asumir Lasso, si éste cumplía sus promesas”. Me pregunto si Pérez leyó la propuesta de gobierno de Lasso o si escuchó en qué consistían sus promesas, una de ellas es la de acabar con lo “público” que es lo que tiene al país “quebrado”; eliminar la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencias, Tecnología e Innovación- SENESCYT, similar al CONICET, aquí por el cono sur, entidad responsable de la política de educación superior, de calificación de las universidades del país, de promoción de la ciencia y la investigación; ¿qué harán con los funcionarios públicos de la SENESCYT?; ¿Qué pasará con la ciudada del conocimiento Yachay?; o la promesa de Lasso de acercar las negociaciones con la Unión Europea y los Estados Unidos firmando TLC’s; o esta otra, la de disminuir la carga tributaria y eliminar impuestos, o mejor, esta otra en la que promete retornar a las “escuelas diferenciales” que durante décadas promovieron la mediocridad de la educación pública, las mismas que fueron eliminadas durante el gobierno de Correa para establecer un sistema de educación único y la habilitación de las escuelas del Milenio, y otras tantas medidas que permitan “dinamizar el sector privado y defender férreamente la dolarización”. Está claro que Pérez no leyó el programa de Lasso o si lo leyó, está de acuerdo con él. O tal vez esté de acuerdo con la propuesta de privatización de la Banca Central, la que curiosamente beneficiaría a esa oligarquía financiera de la que Lasso es representante.

Sólo para quienes no quieren ver, Lasso y Arauz son “iguales”. Hasta para la derecha continental no son “iguales”, basta con mirar las felicitaciones de gente tan despreciable como Corina Machado, Juan Guaidó, Álvaro Uribe, entre otros tantos.
Finalmente, ojalá estos mensajes no se filtren, como sí ocurrió con el debate anterior en el que curiosamente varias de las intervenciones fueron tomadas sin consulta y fueron puestas en un artículo, casualmente firmado por el arco de alianzas de Alberto Acosta, titulado “Pontífices o Compañeros”, faltando totalmente a la ética y a la honestidad que deben existir en cualquier debate, manipulando groseramente lo dicho por quienes hemos intervenido.

Saludos,

Econ. Alhelí Cáceres
Web: http://seppy.org.py/

E-mail: alhelicaceres@seppy.org.py
Celular: +595986418410

El dom, 18 abr 2021 a las 18:45, Luis Lafferriere (<luis.lafferriere@gmail.com>) escribió:

Desde mi humilde opinión, basada en diferentes declaraciones de fuerzas políticas ecuatorianas, los sectores que impulsaron el voto nulo, en blanco o la abstención, lo hicieron porque entienden que la marcha hacia el abismo del neocolonialismo extractivista, de saqueo y corrupción, que significaban las dos opciones que presentó el poder real al pueblo no tienen diferencias sustanciales. Con diferentes camisetas y relatos, ambas opciones garantizaban la continuidad esencial de ese rumbo suicida que conduce al precipicio, sólo que adornadas con máscaras de neoliberalismo y progresismo.

Quienes vienen luchando por alternativas superadoras que cambien en serio el rumbo entreguista y suicida de los distintos gobiernos al servicio de la dependencia extractivista, en ningún momento plantearon que alguna de esas falsas alternativas eran el camino a la liberación nacional o la emancipación social. Quien afirme semejante barbaridad debería en todo caso mencionar a quiénes se refiere y citar las expresiones que supuestamente fundamentarían esa postura.

Las luchas populares que desde principios de este siglo comenzaron a frenar el avance del neoliberalismo depredador y saqueador en América Latina, fueron traicionadas por gobiernos supuestamente progresistas que mantuvieron la misma matriz neocolonial, de entrega y corrupción, y generaron divisiones en el seno de movimientos sociales, ninguneando, persiguiendo y hasta reprimiendo las legítimas luchas en defensa de los derechos de los pueblos originarios, del ambiente, de los trabajadores.

Afortunadamente, frente a los intentos reiterados en distintos países de nuestra Abya Yala de generar expectativas de cambios entre falsas alternativas que están alineadas más o menos descaradamente con el poder imperial, y aceptan la dependencia y sumisión a pesar de los discursos para la gilada; existen fuerzas políticas, movimientos sociales, organizaciones populares, que siguen adelante en su lucha y no contribuyen a potenciar el desconcierto para dividir al pueblo y alinearlo detrás de opciones que siguen el camino de la eterna dependencia, del saqueo secular y la explotación histórica de nuestro continente.

Lo venimos viviendo en la Argentina con los cambios cosméticos que han garantizado la continuidad del modelo económico-social que se esbozó durante los años ’90 y se desplegó en estos años del siglo XXI, a pesar de los cambios de gobierno. Pagar sin investigar a la usura internacional una deuda fraudulenta, a costa del sacrificio de los sectores mayoritarios; promover los agronegocios que destruyen y contaminan nuestro ambiente y enferman y matan a nuestra gente; impulsar la megaminería y fracking en gran escala a costa de la destrucción de la vida en muchos territorios; todo en beneficio de las grandes corporaciones voraces e insaciables que someten al pueblo a través de los capataces políticos que les sirven de principal sostén para llevar adelante sus planes.

Caer en el juego de hacernos creer que las distintas opciones que ofrece el poder real son diferentes, para mantener la falsa división de la sociedad y la ‘gobernabilidad’ del modelo neocolonial, aunque se disfrace de discurso antiimperialista es en el fondo tan funcional al saqueo y la dependencia como los que sin la máscara se muestran como neoliberales y entreguistas.

En resumen, y reiterando, es mi modesta opinión, tan subjetiva como la de cualquier otro cumpa que opina sobre estos temas.

Abrazos fraternos.

Luis Lafferriere

El dom, 18 abr 2021 a las 17:25, Atilio Boron (<aaboron@gmail.com>) escribió:

Buenos Aires, 18 Abril 2021.

Estimadas/os:

Estoy intrigado porque aún espero que “las izquierdas del Ecuador” y los compañeros del Consejo Político de la Conaie, que el 9 de Abril llamó a votar nulo -por ser esa la única “expresión de la rebeldía y el rechazo frente al saqueo, la corrupción, el racismo, el entreguismo”- hagan el favor de sacarme de las tinieblas y explicarme los avances de la liberación nacional, la emancipación social y la restauración de los derechos de los pueblos originarios producido gracias a la oportuna derrota de Andrés Arauz.

Afortunadamente ahora estaríamos un paso más cerca del socialismo y la revolución, y el camino de la lucha anticapitalista, antiimperialista, antipatriarcal y antiextractivista se abre ancho y venturoso bajo el liderazgo de Guillermo Lasso. Pese a que este personaje sintetiza en sus entrañas al más rancio neoliberalismo y las excrecencias medievales del Opus Dei, la caprichosa e inescrutable dialéctica de la historia ha puesto en sus manos la realización de las bellas expectativas de “las izquierdas del Ecuador” y el Consejo Político de la Conaie, mismas que sin dudas se verán materializadas más pronto que tarde. Sin embargo, el hecho de que Lasso haya enviado la invitación para participar en la ceremonia de asunción presidencial del próximo 24 de mayo a Juan Guaidó y la promesa de la llegada de una delegación de muy alto nivel de Washington parecerían indicar que el nuevo gobierno alberga algunas vacilaciones -que no habría que magnificar, por supuesto- en relación a lo esperado por los partidarios del “voto nulo.”

Puede ser que mi cansado cerebro ya no sepa descifrar los matices de este cambio y se inquiete ante algunas extrañas paradojas. De ahí mi ruego a los compañeros y compañeras arriba mencionados para que se compadezcan de mis limitaciones y de forma clara y distinta, como quería un tal René Descartes, me expliquen el paso adelante para las causas populares concretado con el triunfo de Guillermo Lasso el pasado 11 de abril. Sólo así podré recuperar mi tranquilidad y volver a mis labores docentes y a mis investigaciones históricas.

A la espera de vuestra pronta respuesta, me despido con un fraternal abrazo

Atilio Boron

Dr. Atilio A. Boron

Coordinador del Ciclo de Complementación Curricular
en Historia de América Latina-Facultad de Historia y Artes, UNDAV

Director del PLED
,

Programa Latinoamericano de Educación a Distancia en Ciencias Sociales del Centro Cultural de la Cooperación “Floreal Gorini”
Corrientes 1543 – C1042AAB Buenos Aires, Argentina
Teléfonos (54-11) 5077-8021/22/24
www.atilioboron.com.ar
Facebook
Twitter
Instagram

Patreon


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CABO0LMGxq2JQCQSPLpxz%2BEiZViWGi3cg4YD_j6%3DJ39%3Dgb3S7Bw%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAKn%3DjOoHS%3DiyF2xzmwpTz%2BiTQGj%2BNbujYTXK1-TxPppm5NZkDg%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAFR90xK4z-y_vCJvv%3Dxe6ppyniN_-eUBH8Zs3%3D%2BUK1AjF5%2Bxiw%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAC%3D9PELHN7dWXmtg%3D5Amh9WFg8oawDG2dskHAvmSvXJyT-m1ew%40mail.gmail.com.

Hola a tod@s:
Comparto el reconocimiento y agradecimiento extendido para Alhelí Cáceres, por Xabier Arrizabalo. La suma gravedad de las condiciones en la que se encuentra el pueblo ecuatoriano y que mantendrá una perfecta continuidad con el triunfo de Guillermo Lasso, ponen de relieve que haber impulsado acciones políticas que dejaran el paso libre a este personaje, no significa ningún triunfo, ni ningún paso adelante en la lucha por una transformación profunda de

estas condiciones.
No me quedan dudas de que sólo es aparente el “radicalismo” de la postura que llamó al “voto nulo”, “en blanco” o a “la abstención” ya que sólo un análisis de miras muy cortas puede igualar al neoliberalismo con el progresismo. Si ninguno de los dos era una opción para el pueblo, es porque seguramente tienen otra alternativa y las condiciones para llevarla adelante: una revolución que transforme las estructuras capitalistas dependientes de ese país. De no tenerla, es porque seguramente ya tienen diseñada y construida una estrategia y táctica para alcanzarla en corto o mediano plazo. Y si tampoco la tienen, es porque no les afectan las políticas del capitalismo neoliberal, como sí afectarán gravemente al pueblo ecuatoriano.

Saludos desde México, donde tenemos un progresismo que no defendemos a ultranza, pero que no es lo mismo que el capitalismo neoliberal.

Genoveva Roldán

– Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google. Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a . Para ver esta conversación en el sitio web, visita .

···

Enviado: lunes, 19 de abril de 2021 02:22 p. m.
Para: Alhelí Cáceres caceresalheli06@gmail.com
CC: Luis Lafferriere luis.lafferriere@gmail.com; Atilio Boron aaboron@gmail.com; SEPLA oficial sepla_oficial@googlegroups.com; SEPLA LATINO AMERICA sepla@sepla21.org; SEPLA LATINO AMERICA seplalatinoamerica@gmail.com
Asunto: Re: [SEPLA-Lista-Oficial2793] Intrigado, ruego ayuda urgente

Buenas tardes;
Muchas gracias por tu mensaje, Alhelí. Es realmente valioso porque no se sitúa en el terreno de la divagación, sino en el terreno concreto del sufrimiento de la mayoría que, si Lasso lograra aplicar sus planes, sin duda se agravaría.
En apenas seis párrafos has explicado con todo rigor la situación y, ligada a ella, la única vía de actuación digna y fructífera para la mayoría; vía que pasa, en primer lugar, ineludiblemente, por un enfrentamiento incondicional con el gobierno de Lasso y todos sus cómplices de dentro y de fuera.
Respecto a la filtración que denuncias, efectivamente retrata a quien la llevó a cabo. Con todo, particularmente no tengo ningún problema en que se difunda lo que digo. Sí lo tengo con la práctica execrable de quien lo hizo, porque fue manipuladamente, en particular poniendo en mi boca lo que no había dicho. Práctica execrable incompatible con toda buena intención.
Fraternalmente,
Xabier

El lun, 19 abr 2021 a las 20:08, Alhelí Cáceres (<caceresalheli06@gmail.com>) escribió:

“No tienen diferencias sustanciales”, sería importante saber qué entiende Ud. por “sustanciales”, compañero. Cuando claramente la propuesta de Guillermo Lasso es la de desmantelar las ya escasas conquistas sociales que las históricas luchas de las masas trabajadoras del Ecuador han podido alcanzar durante la “nueva década pérdida”.

Claramente, para el sector que llamó a votar nulo en medio de un caótico escenario de crisis, tanto económica, como social y sanitaria, con familias enteras conviviendo con sus muertos dentro de sus habitaciones, en un escenario de terror como el vivido en Guayaquil, con los muertos invadiendo las calles, resultado del sistemático desmantelamiento del sistema de salud pública durante el nefasto gobierno del traidor de Lenín Moreno, que en medio de la pandemia no vaciló en despedir a cientos de médicos, en donde tan sólo durante la primera ronda de despidos quedaron fuera del sistema de salud pública 10.000 profesionales. ¿No hay “diferencias sustanciales”? ¿De verdad no las hay, entre quien propone continuar con la misma política de destrucción de las conquistas sociales, de privatización de las empresas públicas, de “achicamiento del Estado” porque considera que el problema de Ecuador es “lo público” y entre quienes pretenden conservar las conquistas sociales y ampliar el rol del Estado como garante de derechos?

Claro, para quienes apoyaron la ilegal consulta de Lenin Moreno en la que se propuso derogar la Ley de plusvalía que evitaba la especulación sobre el valor de la tierra y la fijación de tributos, así como la desaparición/“reestructuración” del Consejo de Participación y Control Ciudadana; ambos son “iguales”. Imagino que igual a Yaku Pérez, haciendo campaña por las “7 veces SI”, engendro salido de la cabeza de alguien tan inescrupuloso como Julio César Trujillo, cuadro de la extrema derecha. En donde, felices se los ve (a la dirigencia de la CONAIE) entregando respaldo a Trujillo y a Moreno para llevar adelante esta “consulta”.

Tal vez sea “igual”, para quienes como Lourdes Tibán intentaron deslindarse de las movilizaciones de octubre de 2019, diciendo que los “correistas estaban llevando un plan para desestabilizar al gobierno de Moreno”, y aún más, diciéndole a Jaime Vargas que “le preocupaba su intervención”, cuando este llamaba a no negociar con el gobierno y exigir su renuncia. ¿Tienen claro que son “iguales”? ¿Iguales a quién? A ellos mismos, tal vez.

Y es correcto, su interpretación es subjetiva, “como cualquiera de la de los cumpas”, lo que no es subjetiva es la realidad, ésta sí que es bien concreta. Y la realidad es que el propio Yaku Pérez, al día siguiente de las elecciones en las que penosamente resultara ganador Lasso, dijo que “su movimiento no sería oposición al día siguiente de asumir Lasso, si éste cumplía sus promesas”. Me pregunto si Pérez leyó la propuesta de gobierno de Lasso o si escuchó en qué consistían sus promesas, una de ellas es la de acabar con lo “público” que es lo que tiene al país “quebrado”; eliminar la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencias, Tecnología e Innovación- SENESCYT, similar al CONICET, aquí por el cono sur, entidad responsable de la política de educación superior, de calificación de las universidades del país, de promoción de la ciencia y la investigación; ¿qué harán con los funcionarios públicos de la SENESCYT?; ¿Qué pasará con la ciudada del conocimiento Yachay?; o la promesa de Lasso de acercar las negociaciones con la Unión Europea y los Estados Unidos firmando TLC’s; o esta otra, la de disminuir la carga tributaria y eliminar impuestos, o mejor, esta otra en la que promete retornar a las “escuelas diferenciales” que durante décadas promovieron la mediocridad de la educación pública, las mismas que fueron eliminadas durante el gobierno de Correa para establecer un sistema de educación único y la habilitación de las escuelas del Milenio, y otras tantas medidas que permitan “dinamizar el sector privado y defender férreamente la dolarización”. Está claro que Pérez no leyó el programa de Lasso o si lo leyó, está de acuerdo con él. O tal vez esté de acuerdo con la propuesta de privatización de la Banca Central, la que curiosamente beneficiaría a esa oligarquía financiera de la que Lasso es representante.

Sólo para quienes no quieren ver, Lasso y Arauz son “iguales”. Hasta para la derecha continental no son “iguales”, basta con mirar las felicitaciones de gente tan despreciable como Corina Machado, Juan Guaidó, Álvaro Uribe, entre otros tantos.
Finalmente, ojalá estos mensajes no se filtren, como sí ocurrió con el debate anterior en el que curiosamente varias de las intervenciones fueron tomadas sin consulta y fueron puestas en un artículo, casualmente firmado por el arco de alianzas de Alberto Acosta, titulado “Pontífices o Compañeros”, faltando totalmente a la ética y a la honestidad que deben existir en cualquier debate, manipulando groseramente lo dicho por quienes hemos intervenido.

Saludos,

Econ. Alhelí Cáceres
Web: http://seppy.org.py/

E-mail: alhelicaceres@seppy.org.py
Celular: +595986418410

El dom, 18 abr 2021 a las 18:45, Luis Lafferriere (<luis.lafferriere@gmail.com>) escribió:

Desde mi humilde opinión, basada en diferentes declaraciones de fuerzas políticas ecuatorianas, los sectores que impulsaron el voto nulo, en blanco o la abstención, lo hicieron porque entienden que la marcha hacia el abismo del neocolonialismo extractivista, de saqueo y corrupción, que significaban las dos opciones que presentó el poder real al pueblo no tienen diferencias sustanciales. Con diferentes camisetas y relatos, ambas opciones garantizaban la continuidad esencial de ese rumbo suicida que conduce al precipicio, sólo que adornadas con máscaras de neoliberalismo y progresismo.

Quienes vienen luchando por alternativas superadoras que cambien en serio el rumbo entreguista y suicida de los distintos gobiernos al servicio de la dependencia extractivista, en ningún momento plantearon que alguna de esas falsas alternativas eran el camino a la liberación nacional o la emancipación social. Quien afirme semejante barbaridad debería en todo caso mencionar a quiénes se refiere y citar las expresiones que supuestamente fundamentarían esa postura.

Las luchas populares que desde principios de este siglo comenzaron a frenar el avance del neoliberalismo depredador y saqueador en América Latina, fueron traicionadas por gobiernos supuestamente progresistas que mantuvieron la misma matriz neocolonial, de entrega y corrupción, y generaron divisiones en el seno de movimientos sociales, ninguneando, persiguiendo y hasta reprimiendo las legítimas luchas en defensa de los derechos de los pueblos originarios, del ambiente, de los trabajadores.

Afortunadamente, frente a los intentos reiterados en distintos países de nuestra Abya Yala de generar expectativas de cambios entre falsas alternativas que están alineadas más o menos descaradamente con el poder imperial, y aceptan la dependencia y sumisión a pesar de los discursos para la gilada; existen fuerzas políticas, movimientos sociales, organizaciones populares, que siguen adelante en su lucha y no contribuyen a potenciar el desconcierto para dividir al pueblo y alinearlo detrás de opciones que siguen el camino de la eterna dependencia, del saqueo secular y la explotación histórica de nuestro continente.

Lo venimos viviendo en la Argentina con los cambios cosméticos que han garantizado la continuidad del modelo económico-social que se esbozó durante los años ’90 y se desplegó en estos años del siglo XXI, a pesar de los cambios de gobierno. Pagar sin investigar a la usura internacional una deuda fraudulenta, a costa del sacrificio de los sectores mayoritarios; promover los agronegocios que destruyen y contaminan nuestro ambiente y enferman y matan a nuestra gente; impulsar la megaminería y fracking en gran escala a costa de la destrucción de la vida en muchos territorios; todo en beneficio de las grandes corporaciones voraces e insaciables que someten al pueblo a través de los capataces políticos que les sirven de principal sostén para llevar adelante sus planes.

Caer en el juego de hacernos creer que las distintas opciones que ofrece el poder real son diferentes, para mantener la falsa división de la sociedad y la ‘gobernabilidad’ del modelo neocolonial, aunque se disfrace de discurso antiimperialista es en el fondo tan funcional al saqueo y la dependencia como los que sin la máscara se muestran como neoliberales y entreguistas.

En resumen, y reiterando, es mi modesta opinión, tan subjetiva como la de cualquier otro cumpa que opina sobre estos temas.

Abrazos fraternos.

Luis Lafferriere

El dom, 18 abr 2021 a las 17:25, Atilio Boron (<aaboron@gmail.com>) escribió:

Buenos Aires, 18 Abril 2021.

Estimadas/os:

Estoy intrigado porque aún espero que “las izquierdas del Ecuador” y los compañeros del Consejo Político de la Conaie, que el 9 de Abril llamó a votar nulo -por ser esa la única “expresión de la rebeldía y el rechazo frente al saqueo, la corrupción, el racismo, el entreguismo”- hagan el favor de sacarme de las tinieblas y explicarme los avances de la liberación nacional, la emancipación social y la restauración de los derechos de los pueblos originarios producido gracias a la oportuna derrota de Andrés Arauz.

Afortunadamente ahora estaríamos un paso más cerca del socialismo y la revolución, y el camino de la lucha anticapitalista, antiimperialista, antipatriarcal y antiextractivista se abre ancho y venturoso bajo el liderazgo de Guillermo Lasso. Pese a que este personaje sintetiza en sus entrañas al más rancio neoliberalismo y las excrecencias medievales del Opus Dei, la caprichosa e inescrutable dialéctica de la historia ha puesto en sus manos la realización de las bellas expectativas de “las izquierdas del Ecuador” y el Consejo Político de la Conaie, mismas que sin dudas se verán materializadas más pronto que tarde. Sin embargo, el hecho de que Lasso haya enviado la invitación para participar en la ceremonia de asunción presidencial del próximo 24 de mayo a Juan Guaidó y la promesa de la llegada de una delegación de muy alto nivel de Washington parecerían indicar que el nuevo gobierno alberga algunas vacilaciones -que no habría que magnificar, por supuesto- en relación a lo esperado por los partidarios del “voto nulo.”

Puede ser que mi cansado cerebro ya no sepa descifrar los matices de este cambio y se inquiete ante algunas extrañas paradojas. De ahí mi ruego a los compañeros y compañeras arriba mencionados para que se compadezcan de mis limitaciones y de forma clara y distinta, como quería un tal René Descartes, me expliquen el paso adelante para las causas populares concretado con el triunfo de Guillermo Lasso el pasado 11 de abril. Sólo así podré recuperar mi tranquilidad y volver a mis labores docentes y a mis investigaciones históricas.

A la espera de vuestra pronta respuesta, me despido con un fraternal abrazo

Atilio Boron

Dr. Atilio A. Boron

Coordinador del Ciclo de Complementación Curricular
en Historia de América Latina-Facultad de Historia y Artes, UNDAV

Director del PLED
,

Programa Latinoamericano de Educación a Distancia en Ciencias Sociales del Centro Cultural de la Cooperación “Floreal Gorini”
Corrientes 1543 – C1042AAB Buenos Aires, Argentina
Teléfonos (54-11) 5077-8021/22/24
www.atilioboron.com.ar
Facebook
Twitter
Instagram

Patreon


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CABO0LMGxq2JQCQSPLpxz%2BEiZViWGi3cg4YD_j6%3DJ39%3Dgb3S7Bw%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAKn%3DjOoHS%3DiyF2xzmwpTz%2BiTQGj%2BNbujYTXK1-TxPppm5NZkDg%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAFR90xK4z-y_vCJvv%3Dxe6ppyniN_-eUBH8Zs3%3D%2BUK1AjF5%2Bxiw%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAC%3D9PELHN7dWXmtg%3D5Amh9WFg8oawDG2dskHAvmSvXJyT-m1ew%40mail.gmail.com.

sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com
https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/BYAPR06MB4439220377AF7AF9257EC878AB499%40BYAPR06MB4439.namprd06.prod.outlook.com

La compañera Alhelí me interroga sobre lo que considero “diferencias sustanciales”. No quiero ser reiterativo, pero lo expresé en mi mensaje anterior y puse un ejemplo concreto de mi país. Argentina, país capitalista dependiente, con un poder real integrado por capital usurero internacional y grandes corporaciones, en alianza con sectores de la oligarquía nativa, que impusieron a sangre y fuego desde la última dictadura una feroz represión para reorganizar el capitalismo y refundar la sociedad sobre bases mucho más regresivas que las vigentes hasta entonces (con el modelo ISI –industrialización por sustitución de importaciones-). Esa tarea la concluyó el justicialismo en la década del 90 del siglo XX, cuando se terminó de esbozar un nuevo modelo, neocolonial, concentrado, extractivista depredador, de saqueo y corrupción.

El modelo se desplegó plenamente luego de la profunda crisis de principios de siglo, cuando los sectores populares masivamente repudiaron al neoliberalismo y en todas las ciudades del país clamaban porque se vayan todos. Tuvo que ser de nuevo el justicialismo quien operó para calmar las aguas y recuperar el orden y la gobernabilidad, detrás de las consignas anti-neoliberales. En ese gobierno estaban todos los que fueron parte del gobierno neoliberal de los 90, pero con otra camiseta, otras consignas y otros relatos.

Gobernaron doce años y fueron los garantes incondicionales de los intereses de los sectores más concentrados del poder, pagantes seriales de una deuda externa fraudulenta e ilícita, continuadores de los tratados de sometimiento a los países imperialistas, promotores como nunca del extractivismo en el agro y la minería, todas en manos de corporaciones multinacionales, entreguistas y corruptos. Dejaron una sociedad con más del 30% de la población viviendo en la pobreza, con un elevado porcentaje de trabajadores precarios e informales, con una vulnerabilidad económica creciente, y con una deuda que seguía aumentando a pesar de haberse pagado lo que nunca debimos por montos astronómicos, sin investigar ni auditar un centavo de esa contribución vergonzosa a la usura.

Fue tan malo y tan entreguista ese partido en el gobierno, que en las elecciones de fines del 2015 ganó la opción más crudamente conservadora y neoliberal, el gobierno de Cambiemos con Macri a la cabeza. Esa gestión continuó con todo lo negativo de los gobiernos anteriores, profundizando dependencia, entrega, explotación, depredación y corrupción. Fue el vandalismo de las corporaciones que actuaba con el aval de la mayoría.

Tan mala gestión dio aires al retorno del justicialismo a fines del 2019, que con la careta progresista continuó el ajuste del gobierno anterior, aumentó el saqueo a los jubilados, consolidó el deterioro salarial de los trabajadores, promovió las actividades del extractivismo depredador, con más beneficios a los agronegocios, a la megaminería y al fracking destructivo y contaminante, todos en manos de corporaciones multinacionales. Agregar que además están pagando una deuda más fraudulenta que nunca, sin siquiera considerar los fallos judiciales que demuestran la ilegitimidad y nulidad de su origen, para eso continúa con los ajustes sobre los sectores populares. Esa política nefasta viene siendo acompañada de políticas represivas contra los pueblos originarios, contra los ambientalistas que se oponen a la megaminería y el fracking, contra los trabajadores que reclaman por la pérdida de las fuentes laborales y por la caída de los salarios reales. Todo en nombre del progresismo.

Tanto la versión progre como la crudamente neoliberal han sido nefastas, más allá de las diferencias de matices, y conducen ambas al abismo de una sociedad sin presente y sin futuro. Mantienen una falsa división de la sociedad para garantizar la continuidad esencial del modelo neocolonial con gobernabilidad y aceptación de sectores mayoritarios. Ambas versiones son funcionales al modelo y se realimentan mutuamente. En época de elecciones intentan captar a la gran mayoría del electorado con las dos camisetas, y tratan de ahogar y reprimir cualquier alternativa de lucha que afecte el modelo vigente.

Quienes no apoyamos ninguna de las dos variantes entreguistas seguimos confiando y promoviendo la resistencia activa y la búsqueda de caminos alternativos, denunciando las falsas opciones que apuntalan el capitalismo dependiente, neocolonial, depredador, saqueador y corrupto. En ese aval a sus amos, la partidocracia de dos caras no tiene diferencias sustanciales. A eso me refiero cuando hablo en esos términos.

En relación al comentario de la cumpa de México, sólo aclarar que no considero que haya que apoyar al supuesto mal menor, de los que están a favor del neocolonialismo extractivista, con el argumento que no están dadas las condiciones para un triunfo electoral de una fuerza realmente alternativa. Serán los sectores populares los que deberán ir construyendo esas alternativas, y para ello es importante no generar falsas expectativas e ilusiones en supuestos progresismos que terminan en fracasos absolutos y políticas entreguistas y antipopulares.

De nuevo, una modesta y subjetiva opinión, como la de cualquier otro cumpa.

Abrazos fraternos.

Luis Lafferriere

···

El lun, 19 abr 2021 a las 19:43, groldan (<groldan@unam.mx>) escribió:

Hola a tod@s:
Comparto el reconocimiento y agradecimiento extendido para Alhelí Cáceres, por Xabier Arrizabalo. La suma gravedad de las condiciones en la que se encuentra el pueblo ecuatoriano y que mantendrá una perfecta continuidad con el triunfo de Guillermo Lasso, ponen de relieve que haber impulsado acciones políticas que dejaran el paso libre a este personaje, no significa ningún triunfo, ni ningún paso adelante en la lucha por una transformación profunda de

estas condiciones.
No me quedan dudas de que sólo es aparente el “radicalismo” de la postura que llamó al “voto nulo”, “en blanco” o a “la abstención” ya que sólo un análisis de miras muy cortas puede igualar al neoliberalismo con el progresismo. Si ninguno de los dos era una opción para el pueblo, es porque seguramente tienen otra alternativa y las condiciones para llevarla adelante: una revolución que transforme las estructuras capitalistas dependientes de ese país. De no tenerla, es porque seguramente ya tienen diseñada y construida una estrategia y táctica para alcanzarla en corto o mediano plazo. Y si tampoco la tienen, es porque no les afectan las políticas del capitalismo neoliberal, como sí afectarán gravemente al pueblo ecuatoriano.

Saludos desde México, donde tenemos un progresismo que no defendemos a ultranza, pero que no es lo mismo que el capitalismo neoliberal.

Genoveva Roldán

De: sepla_oficial@googlegroups.com <sepla_oficial@googlegroups.com> en nombre de XABIER ARRIZABALO MONTORO <xarrizab@ucm.es>

Enviado: lunes, 19 de abril de 2021 02:22 p. m.
Para: Alhelí Cáceres <caceresalheli06@gmail.com>
CC: Luis Lafferriere <luis.lafferriere@gmail.com>; Atilio Boron <aaboron@gmail.com>; SEPLA oficial <sepla_oficial@googlegroups.com>; SEPLA LATINO AMERICA <sepla@sepla21.org>; SEPLA LATINO AMERICA <seplalatinoamerica@gmail.com>
Asunto: Re: [SEPLA-Lista-Oficial2793] Intrigado, ruego ayuda urgente

Buenas tardes;
Muchas gracias por tu mensaje, Alhelí. Es realmente valioso porque no se sitúa en el terreno de la divagación, sino en el terreno concreto del sufrimiento de la mayoría que, si Lasso lograra aplicar sus planes, sin duda se agravaría.
En apenas seis párrafos has explicado con todo rigor la situación y, ligada a ella, la única vía de actuación digna y fructífera para la mayoría; vía que pasa, en primer lugar, ineludiblemente, por un enfrentamiento incondicional con el gobierno de Lasso y todos sus cómplices de dentro y de fuera.
Respecto a la filtración que denuncias, efectivamente retrata a quien la llevó a cabo. Con todo, particularmente no tengo ningún problema en que se difunda lo que digo. Sí lo tengo con la práctica execrable de quien lo hizo, porque fue manipuladamente, en particular poniendo en mi boca lo que no había dicho. Práctica execrable incompatible con toda buena intención.
Fraternalmente,
Xabier

El lun, 19 abr 2021 a las 20:08, Alhelí Cáceres (<caceresalheli06@gmail.com>) escribió:

“No tienen diferencias sustanciales”, sería importante saber qué entiende Ud. por “sustanciales”, compañero. Cuando claramente la propuesta de Guillermo Lasso es la de desmantelar las ya escasas conquistas sociales que las históricas luchas de las masas trabajadoras del Ecuador han podido alcanzar durante la “nueva década pérdida”.

Claramente, para el sector que llamó a votar nulo en medio de un caótico escenario de crisis, tanto económica, como social y sanitaria, con familias enteras conviviendo con sus muertos dentro de sus habitaciones, en un escenario de terror como el vivido en Guayaquil, con los muertos invadiendo las calles, resultado del sistemático desmantelamiento del sistema de salud pública durante el nefasto gobierno del traidor de Lenín Moreno, que en medio de la pandemia no vaciló en despedir a cientos de médicos, en donde tan sólo durante la primera ronda de despidos quedaron fuera del sistema de salud pública 10.000 profesionales. ¿No hay “diferencias sustanciales”? ¿De verdad no las hay, entre quien propone continuar con la misma política de destrucción de las conquistas sociales, de privatización de las empresas públicas, de “achicamiento del Estado” porque considera que el problema de Ecuador es “lo público” y entre quienes pretenden conservar las conquistas sociales y ampliar el rol del Estado como garante de derechos?

Claro, para quienes apoyaron la ilegal consulta de Lenin Moreno en la que se propuso derogar la Ley de plusvalía que evitaba la especulación sobre el valor de la tierra y la fijación de tributos, así como la desaparición/“reestructuración” del Consejo de Participación y Control Ciudadana; ambos son “iguales”. Imagino que igual a Yaku Pérez, haciendo campaña por las “7 veces SI”, engendro salido de la cabeza de alguien tan inescrupuloso como Julio César Trujillo, cuadro de la extrema derecha. En donde, felices se los ve (a la dirigencia de la CONAIE) entregando respaldo a Trujillo y a Moreno para llevar adelante esta “consulta”.

Tal vez sea “igual”, para quienes como Lourdes Tibán intentaron deslindarse de las movilizaciones de octubre de 2019, diciendo que los “correistas estaban llevando un plan para desestabilizar al gobierno de Moreno”, y aún más, diciéndole a Jaime Vargas que “le preocupaba su intervención”, cuando este llamaba a no negociar con el gobierno y exigir su renuncia. ¿Tienen claro que son “iguales”? ¿Iguales a quién? A ellos mismos, tal vez.

Y es correcto, su interpretación es subjetiva, “como cualquiera de la de los cumpas”, lo que no es subjetiva es la realidad, ésta sí que es bien concreta. Y la realidad es que el propio Yaku Pérez, al día siguiente de las elecciones en las que penosamente resultara ganador Lasso, dijo que “su movimiento no sería oposición al día siguiente de asumir Lasso, si éste cumplía sus promesas”. Me pregunto si Pérez leyó la propuesta de gobierno de Lasso o si escuchó en qué consistían sus promesas, una de ellas es la de acabar con lo “público” que es lo que tiene al país “quebrado”; eliminar la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencias, Tecnología e Innovación- SENESCYT, similar al CONICET, aquí por el cono sur, entidad responsable de la política de educación superior, de calificación de las universidades del país, de promoción de la ciencia y la investigación; ¿qué harán con los funcionarios públicos de la SENESCYT?; ¿Qué pasará con la ciudada del conocimiento Yachay?; o la promesa de Lasso de acercar las negociaciones con la Unión Europea y los Estados Unidos firmando TLC’s; o esta otra, la de disminuir la carga tributaria y eliminar impuestos, o mejor, esta otra en la que promete retornar a las “escuelas diferenciales” que durante décadas promovieron la mediocridad de la educación pública, las mismas que fueron eliminadas durante el gobierno de Correa para establecer un sistema de educación único y la habilitación de las escuelas del Milenio, y otras tantas medidas que permitan “dinamizar el sector privado y defender férreamente la dolarización”. Está claro que Pérez no leyó el programa de Lasso o si lo leyó, está de acuerdo con él. O tal vez esté de acuerdo con la propuesta de privatización de la Banca Central, la que curiosamente beneficiaría a esa oligarquía financiera de la que Lasso es representante.

Sólo para quienes no quieren ver, Lasso y Arauz son “iguales”. Hasta para la derecha continental no son “iguales”, basta con mirar las felicitaciones de gente tan despreciable como Corina Machado, Juan Guaidó, Álvaro Uribe, entre otros tantos.
Finalmente, ojalá estos mensajes no se filtren, como sí ocurrió con el debate anterior en el que curiosamente varias de las intervenciones fueron tomadas sin consulta y fueron puestas en un artículo, casualmente firmado por el arco de alianzas de Alberto Acosta, titulado “Pontífices o Compañeros”, faltando totalmente a la ética y a la honestidad que deben existir en cualquier debate, manipulando groseramente lo dicho por quienes hemos intervenido.

Saludos,

Econ. Alhelí Cáceres
Web: http://seppy.org.py/

E-mail: alhelicaceres@seppy.org.py
Celular: +595986418410

El dom, 18 abr 2021 a las 18:45, Luis Lafferriere (<luis.lafferriere@gmail.com>) escribió:

Desde mi humilde opinión, basada en diferentes declaraciones de fuerzas políticas ecuatorianas, los sectores que impulsaron el voto nulo, en blanco o la abstención, lo hicieron porque entienden que la marcha hacia el abismo del neocolonialismo extractivista, de saqueo y corrupción, que significaban las dos opciones que presentó el poder real al pueblo no tienen diferencias sustanciales. Con diferentes camisetas y relatos, ambas opciones garantizaban la continuidad esencial de ese rumbo suicida que conduce al precipicio, sólo que adornadas con máscaras de neoliberalismo y progresismo.

Quienes vienen luchando por alternativas superadoras que cambien en serio el rumbo entreguista y suicida de los distintos gobiernos al servicio de la dependencia extractivista, en ningún momento plantearon que alguna de esas falsas alternativas eran el camino a la liberación nacional o la emancipación social. Quien afirme semejante barbaridad debería en todo caso mencionar a quiénes se refiere y citar las expresiones que supuestamente fundamentarían esa postura.

Las luchas populares que desde principios de este siglo comenzaron a frenar el avance del neoliberalismo depredador y saqueador en América Latina, fueron traicionadas por gobiernos supuestamente progresistas que mantuvieron la misma matriz neocolonial, de entrega y corrupción, y generaron divisiones en el seno de movimientos sociales, ninguneando, persiguiendo y hasta reprimiendo las legítimas luchas en defensa de los derechos de los pueblos originarios, del ambiente, de los trabajadores.

Afortunadamente, frente a los intentos reiterados en distintos países de nuestra Abya Yala de generar expectativas de cambios entre falsas alternativas que están alineadas más o menos descaradamente con el poder imperial, y aceptan la dependencia y sumisión a pesar de los discursos para la gilada; existen fuerzas políticas, movimientos sociales, organizaciones populares, que siguen adelante en su lucha y no contribuyen a potenciar el desconcierto para dividir al pueblo y alinearlo detrás de opciones que siguen el camino de la eterna dependencia, del saqueo secular y la explotación histórica de nuestro continente.

Lo venimos viviendo en la Argentina con los cambios cosméticos que han garantizado la continuidad del modelo económico-social que se esbozó durante los años ’90 y se desplegó en estos años del siglo XXI, a pesar de los cambios de gobierno. Pagar sin investigar a la usura internacional una deuda fraudulenta, a costa del sacrificio de los sectores mayoritarios; promover los agronegocios que destruyen y contaminan nuestro ambiente y enferman y matan a nuestra gente; impulsar la megaminería y fracking en gran escala a costa de la destrucción de la vida en muchos territorios; todo en beneficio de las grandes corporaciones voraces e insaciables que someten al pueblo a través de los capataces políticos que les sirven de principal sostén para llevar adelante sus planes.

Caer en el juego de hacernos creer que las distintas opciones que ofrece el poder real son diferentes, para mantener la falsa división de la sociedad y la ‘gobernabilidad’ del modelo neocolonial, aunque se disfrace de discurso antiimperialista es en el fondo tan funcional al saqueo y la dependencia como los que sin la máscara se muestran como neoliberales y entreguistas.

En resumen, y reiterando, es mi modesta opinión, tan subjetiva como la de cualquier otro cumpa que opina sobre estos temas.

Abrazos fraternos.

Luis Lafferriere

El dom, 18 abr 2021 a las 17:25, Atilio Boron (<aaboron@gmail.com>) escribió:

Buenos Aires, 18 Abril 2021.

Estimadas/os:

Estoy intrigado porque aún espero que “las izquierdas del Ecuador” y los compañeros del Consejo Político de la Conaie, que el 9 de Abril llamó a votar nulo -por ser esa la única “expresión de la rebeldía y el rechazo frente al saqueo, la corrupción, el racismo, el entreguismo”- hagan el favor de sacarme de las tinieblas y explicarme los avances de la liberación nacional, la emancipación social y la restauración de los derechos de los pueblos originarios producido gracias a la oportuna derrota de Andrés Arauz.

Afortunadamente ahora estaríamos un paso más cerca del socialismo y la revolución, y el camino de la lucha anticapitalista, antiimperialista, antipatriarcal y antiextractivista se abre ancho y venturoso bajo el liderazgo de Guillermo Lasso. Pese a que este personaje sintetiza en sus entrañas al más rancio neoliberalismo y las excrecencias medievales del Opus Dei, la caprichosa e inescrutable dialéctica de la historia ha puesto en sus manos la realización de las bellas expectativas de “las izquierdas del Ecuador” y el Consejo Político de la Conaie, mismas que sin dudas se verán materializadas más pronto que tarde. Sin embargo, el hecho de que Lasso haya enviado la invitación para participar en la ceremonia de asunción presidencial del próximo 24 de mayo a Juan Guaidó y la promesa de la llegada de una delegación de muy alto nivel de Washington parecerían indicar que el nuevo gobierno alberga algunas vacilaciones -que no habría que magnificar, por supuesto- en relación a lo esperado por los partidarios del “voto nulo.”

Puede ser que mi cansado cerebro ya no sepa descifrar los matices de este cambio y se inquiete ante algunas extrañas paradojas. De ahí mi ruego a los compañeros y compañeras arriba mencionados para que se compadezcan de mis limitaciones y de forma clara y distinta, como quería un tal René Descartes, me expliquen el paso adelante para las causas populares concretado con el triunfo de Guillermo Lasso el pasado 11 de abril. Sólo así podré recuperar mi tranquilidad y volver a mis labores docentes y a mis investigaciones históricas.

A la espera de vuestra pronta respuesta, me despido con un fraternal abrazo

Atilio Boron

Dr. Atilio A. Boron

Coordinador del Ciclo de Complementación Curricular
en Historia de América Latina-Facultad de Historia y Artes, UNDAV

Director del PLED
,

Programa Latinoamericano de Educación a Distancia en Ciencias Sociales del Centro Cultural de la Cooperación “Floreal Gorini”
Corrientes 1543 – C1042AAB Buenos Aires, Argentina
Teléfonos (54-11) 5077-8021/22/24
www.atilioboron.com.ar
Facebook
Twitter
Instagram

Patreon


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CABO0LMGxq2JQCQSPLpxz%2BEiZViWGi3cg4YD_j6%3DJ39%3Dgb3S7Bw%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAKn%3DjOoHS%3DiyF2xzmwpTz%2BiTQGj%2BNbujYTXK1-TxPppm5NZkDg%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAFR90xK4z-y_vCJvv%3Dxe6ppyniN_-eUBH8Zs3%3D%2BUK1AjF5%2Bxiw%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAC%3D9PELHN7dWXmtg%3D5Amh9WFg8oawDG2dskHAvmSvXJyT-m1ew%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/BYAPR06MB4439220377AF7AF9257EC878AB499%40BYAPR06MB4439.namprd06.prod.outlook.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAKn%3DjOo8Wt4hu_gw6LnV0k37yoqFY%2BKx7iLwhDr0k5KdF_hT_g%40mail.gmail.com.

Compañero, nadie ha puesto en tela de juicio de que Argentina, y no sólo Argentina, toda la región latinoamericana y caribeña, africana, etc., han consolidado estructuras económicas dependientes, basadas en la explotación de los recursos naturales. Esta condición primario-exportadora se encuentra determinada por el papel que ha desempeñado la renta de la tierra en la dinámica de acumulación capitalista a escala global, en la que nuestra región, así como otras, se inserta en esta relación en condiciones de subordinación a los intereses de los grandes capitales. Y es justamente, por esta cuestión estructural que el modelo primario exportador no resulta de las decisiones políticas que tome un gobierno u otro, sino que es resultado del propio desarrollo del capitalismo y de la consolidación del capital como relación social dominante a escala mundial, y en la que la tendencia a la mercantilización amenaza la vida misma debido a su irracional “racionalidad” movilizada por las ansias del lucro, del individualismo y la rentabilidad.

En ese sentido, compañero. ¿Se puede superar el “extractivismo” sin superar el capitalismo como relación social dominante a escala mundial? Y debo confesar que el concepto “extractivismo” me genera bastante ruido.

El capitalismo es extractivo por naturaleza. Se fundamenta en la expropiación/apropiación de los recursos naturales y en la explotación de la fuerza de trabajo. En ese sentido, para comprender la dinámica de acumulación capitalista junto con la complejidad del metabolismo social que implica aquella relación entre sociedad-naturaleza-territorio; resulta necesario comprender el proceso extractivo como parte que integra este entramado de relaciones sociales que adoptan las sociedades capitalistas en cuanto a la producción - reproducción y distribución, no sólo de los recursos naturales y el territorio, sino también de los excedentes y del trabajo.

Aquí la cuestión está en que el concepto “extractivismo” impuesto bajo un ropaje de cierta “novedad” es presentado como un fenómeno autónomo, cuando se lo coloca “extractivismo y capitalismo” como si el uno pudiera comprenderse sin el otro, por separado. El desarrollo de este concepto “extractivismo” ha permitido entonces endosarle a este la pobreza, las sucesivas crisis por las que hemos atravesado en la región y hasta la estructura de nuestras economías. Diluyéndose conceptos fundamentales para comprender el complejo entramado de relaciones sociales, tales como: capitalismo; lucha de clases; división internacional del trabajo, ley del valor y acumulación.

Entonces, el “extractivismo” se presenta como aquella mediación autónoma que “permite” explicar no sólo el desarrollo de los patrones de acumulación de la región, sino también los derroteros políticos. ¿Percibe como se invierten las categorías de análisis? En vez de explicar la estructura de nuestras economías partiendo de la lógica de acumulación capitalista, entendida como unidad global, se parte del fenómeno que se percibe en apariencia, “el extractivismo”.

Es por ello que, a mi criterio, resulta muchísimo más adecuado pensar al proceso extractivo como fenómeno comprendido dentro del proceso de acumulación capitalista, y no al “extractivismo” como fenómeno sustantivo; y por tanto, al considerar al proceso extractivo como parte que integra la lógica de acumulación capitalista, pues evidentemente ha sufrido y sufre transformaciones a lo largo de la historia, pero siempre en consonancia con las lógicas de acumulación predominantes.

Y me parece que aquí está el problema central. Es que si adoptamos la conceptualización “extractivismo” para explicar las estructuras económicas de América Latina y a partir de ellas, identificar los derroteros políticos, nos lleva a la falsa idea de poder “superar” el extractivismo a través de proyectos y políticas económicas que “desarrollen” y “diversifiquen” la matriz productiva de la región. Entonces, se coloca erróneamente -y una vez más- a la cuestión de la “gestión” de las economías capitalistas como la problemática y no al capitalismo y a las determinaciones histórico-concretas de la acumulación. Y esto explica -al menos en parte, desde mi punto de vista- el surgimiento por doquier de corrientes y movimientos ambientalistas que, bajo esta lógica discursiva pretenden “superar” el extractivismo" sin superar el capitalismo. Lo cual es desde ya, un absurdo.

Pero es un absurdo que nos pretende colocar en la falsa pose de la “resistencia”, y mi estimado compañero, la resistencia no implica sólo “aguantar”, resistencia es también la estrategia de la ofensiva, así lo ha constatado la historia de lucha del movimiento obrero internacional en general, y la de nuestros pueblos en particular.

En ese sentido, en un contexto de crisis humanitaria como la que vive el Ecuador -y no sólo el Ecuador- la llegada a una de las parcelas de poder que representa el Estado; de un proyecto político regresivo en términos sociales como lo es el presentado por Guillermo Lasso es terrorífico, por sus implicancias concretas en términos de desmantelamiento de conquistas sociales, fruto de luchas históricas de nuestros pueblos. Es fácil hablar de “resistencia” y asumir esa pose cuando uno no pone los muertos, cuando uno no convive con un ser querido fallecido en la misma habitación, cuando existen “vacunados vip” y “desaparecen” 2.500 dosis de las vacunas, las mismas que fueron a parar a un club privado en el que la oligarquía se estuvo vacunando a escondidas, mientras el pueblo ecuatoriano llora a sus muertos sin poderlos enterrar.

¿Representa el gobierno de Arauz una ruptura con el capitalismo? Creo que no, así como tampoco lo fue el gobierno de Rafael Correa, sin embargo, sí creo que las luchas por mejores condiciones de vida de la clase obrera son urgentes e impostergables, sin perder de vista el horizonte hacia socialismo. Y esa no es tarea de los gobiernos progresistas, sino de los movimientos sociales y partidos políticos que se reclaman revolucionarios. Una clase obrera (urbana y rural) lumpenizada no le sirve a nadie, ni siquiera a ella misma para su emancipación.

Por tanto, no. No son lo mismo Arauz y Lasso, como no es lo mismo “escoger” entre un progresismo, tibio, si se quiere, y un gobierno marcadamente y criminalmente, regresivo, como lo será, sin duda alguna, el de Lasso. Asumir que son iguales, en un contexto tan complejo como el que vivimos es ser absolutamente irresponsables.

Saludos,

Compañero, nadie ha puesto en tela de juicio de que Argentina, y no sólo Argentina, toda la región latinoamericana y caribeña, africana, etc., han consolidado estructuras económicas dependientes, basadas en la explotación de los recursos naturales. Esta condición primario-exportadora se encuentra determinada por el papel que ha desempeñado la renta de la tierra en la dinámica de acumulación capitalista a escala global, en la que nuestra región, así como otras, se inserta en esta relación en condiciones de subordinación a los intereses de los grandes capitales. Y es justamente, por esta cuestión estructural que el modelo primario exportador no resulta de las decisiones políticas que tome un gobierno u otro, sino que es resultado del propio desarrollo del capitalismo y de la consolidación del capital como relación social dominante a escala mundial, y en la que la tendencia a la mercantilización amenaza la vida misma debido a su irracional “racionalidad” movilizada por las ansias del lucro, del individualismo y la rentabilidad.

En ese sentido, compañero. ¿Se puede superar el “extractivismo” sin superar el capitalismo como relación social dominante a escala mundial? Y debo confesar que el concepto “extractivismo” me genera bastante ruido.

El capitalismo es extractivo por naturaleza. Se fundamenta en la expropiación/apropiación de los recursos naturales y en la explotación de la fuerza de trabajo. En ese sentido, para comprender la dinámica de acumulación capitalista junto con la complejidad del metabolismo social que implica aquella relación entre sociedad-naturaleza-territorio; resulta necesario comprender el proceso extractivo como parte que integra este entramado de relaciones sociales que adoptan las sociedades capitalistas en cuanto a la producción - reproducción y distribución, no sólo de los recursos naturales y el territorio, sino también de los excedentes y del trabajo.

Aquí la cuestión está en que el concepto “extractivismo” impuesto bajo un ropaje de cierta “novedad” es presentado como un fenómeno autónomo, cuando se lo coloca “extractivismo y capitalismo” como si el uno pudiera comprenderse sin el otro, por separado. El desarrollo de este concepto “extractivismo” ha permitido entonces endosarle a este la pobreza, las sucesivas crisis por las que hemos atravesado en la región y hasta la estructura de nuestras economías. Diluyéndose conceptos fundamentales para comprender el complejo entramado de relaciones sociales, tales como: capitalismo; lucha de clases; división internacional del trabajo, ley del valor y acumulación.

Entonces, el “extractivismo” se presenta como aquella mediación autónoma que “permite” explicar no sólo el desarrollo de los patrones de acumulación de la región, sino también los derroteros políticos. ¿Percibe como se invierten las categorías de análisis? En vez de explicar la estructura de nuestras economías partiendo de la lógica de acumulación capitalista, entendida como unidad global, se parte del fenómeno que se percibe en apariencia, “el extractivismo”.

Es por ello que, a mi criterio, resulta muchísimo más adecuado pensar al proceso extractivo como fenómeno comprendido dentro del proceso de acumulación capitalista, y no al “extractivismo” como fenómeno sustantivo; y por tanto, al considerar al proceso extractivo como parte que integra la lógica de acumulación capitalista, pues evidentemente ha sufrido y sufre transformaciones a lo largo de la historia, pero siempre en consonancia con las lógicas de acumulación predominantes.

Y me parece que aquí está el problema central. Es que si adoptamos la conceptualización “extractivismo” para explicar las estructuras económicas de América Latina y a partir de ellas, identificar los derroteros políticos, nos lleva a la falsa idea de poder “superar” el extractivismo a través de proyectos y políticas económicas que “desarrollen” y “diversifiquen” la matriz productiva de la región. Entonces, se coloca erróneamente -y una vez más- a la cuestión de la “gestión” de las economías capitalistas como la problemática y no al capitalismo y a las determinaciones histórico-concretas de la acumulación. Y esto explica -al menos en parte, desde mi punto de vista- el surgimiento por doquier de corrientes y movimientos ambientalistas que, bajo esta lógica discursiva pretenden “superar” el extractivismo" sin superar el capitalismo. Lo cual es desde ya, un absurdo.

Pero es un absurdo que nos pretende colocar en la falsa pose de la “resistencia”, y mi estimado compañero, la resistencia no implica sólo “aguantar”, resistencia es también la estrategia de la ofensiva, así lo ha constatado la historia de lucha del movimiento obrero internacional en general, y la de nuestros pueblos en particular.

En ese sentido, en un contexto de crisis humanitaria como la que vive el Ecuador -y no sólo el Ecuador- la llegada a una de las parcelas de poder que representa el Estado; de un proyecto político regresivo en términos sociales como lo es el presentado por Guillermo Lasso es terrorífico, por sus implicancias concretas en términos de desmantelamiento de conquistas sociales, fruto de luchas históricas de nuestros pueblos. Es fácil hablar de “resistencia” y asumir esa pose cuando uno no pone los muertos, cuando uno no convive con un ser querido fallecido en la misma habitación, cuando existen “vacunados vip” y “desaparecen” 2.500 dosis de las vacunas, las mismas que fueron a parar a un club privado en el que la oligarquía se estuvo vacunando a escondidas, mientras el pueblo ecuatoriano llora a sus muertos sin poderlos enterrar.

¿Representa el gobierno de Arauz una ruptura con el capitalismo? Creo que no, así como tampoco lo fue el gobierno de Rafael Correa, sin embargo, sí creo que las luchas por mejores condiciones de vida de la clase obrera son urgentes e impostergables, sin perder de vista el horizonte hacia socialismo. Y esa no es tarea de los gobiernos progresistas, sino de los movimientos sociales y partidos políticos que se reclaman revolucionarios. Una clase obrera (urbana y rural) lumpenizada no le sirve a nadie, ni siquiera a ella misma para su emancipación.

Por tanto, no. No son lo mismo Arauz y Lasso, como no es lo mismo “escoger” entre un progresismo, tibio, si se quiere, y un gobierno marcadamente y criminalmente, regresivo, como lo será, sin duda alguna, el de Lasso. Asumir que son iguales, en un contexto tan complejo como el que vivimos es ser absolutamente irresponsables.

Saludos,

···

Econ. Alhelí Cáceres
Web: http://seppy.org.py/

E-mail: alhelicaceres@seppy.org.py
Celular: +595986418410

Sólo una enseñanza

“Nadie, al ver el mal, lo elige, sino que se deja engañar por él, como si fuera un bien respecto a un mal peor”. Hace 2.400 años decía esto Epicuro y todavía seguimos eligiendo el “mal menor”

···

Econ. Alhelí Cáceres
Web: http://seppy.org.py/

E-mail: alhelicaceres@seppy.org.py
Celular: +595986418410

Estimado Luis:

Comparto tu posición en torno a los progresismos y la forma en que la das a conocer

No caer en el sarcasmo y la ironía es propio de personas sanas intelectual y emocionalmente.

Como ya sabes, se ha dispuesto que la SEPLA saque algunos cuadernos en torno al tema. Me gustaría mucho poder intercambiar contigo información sobre Uruguay.

Un abrazo

Gerardo Díaz

···

El lun, 19 abr 2021 a las 22:55, Luis Lafferriere (<luis.lafferriere@gmail.com>) escribió:

La compañera Alhelí me interroga sobre lo que considero “diferencias sustanciales”. No quiero ser reiterativo, pero lo expresé en mi mensaje anterior y puse un ejemplo concreto de mi país. Argentina, país capitalista dependiente, con un poder real integrado por capital usurero internacional y grandes corporaciones, en alianza con sectores de la oligarquía nativa, que impusieron a sangre y fuego desde la última dictadura una feroz represión para reorganizar el capitalismo y refundar la sociedad sobre bases mucho más regresivas que las vigentes hasta entonces (con el modelo ISI –industrialización por sustitución de importaciones-). Esa tarea la concluyó el justicialismo en la década del 90 del siglo XX, cuando se terminó de esbozar un nuevo modelo, neocolonial, concentrado, extractivista depredador, de saqueo y corrupción.

El modelo se desplegó plenamente luego de la profunda crisis de principios de siglo, cuando los sectores populares masivamente repudiaron al neoliberalismo y en todas las ciudades del país clamaban porque se vayan todos. Tuvo que ser de nuevo el justicialismo quien operó para calmar las aguas y recuperar el orden y la gobernabilidad, detrás de las consignas anti-neoliberales. En ese gobierno estaban todos los que fueron parte del gobierno neoliberal de los 90, pero con otra camiseta, otras consignas y otros relatos.

Gobernaron doce años y fueron los garantes incondicionales de los intereses de los sectores más concentrados del poder, pagantes seriales de una deuda externa fraudulenta e ilícita, continuadores de los tratados de sometimiento a los países imperialistas, promotores como nunca del extractivismo en el agro y la minería, todas en manos de corporaciones multinacionales, entreguistas y corruptos. Dejaron una sociedad con más del 30% de la población viviendo en la pobreza, con un elevado porcentaje de trabajadores precarios e informales, con una vulnerabilidad económica creciente, y con una deuda que seguía aumentando a pesar de haberse pagado lo que nunca debimos por montos astronómicos, sin investigar ni auditar un centavo de esa contribución vergonzosa a la usura.

Fue tan malo y tan entreguista ese partido en el gobierno, que en las elecciones de fines del 2015 ganó la opción más crudamente conservadora y neoliberal, el gobierno de Cambiemos con Macri a la cabeza. Esa gestión continuó con todo lo negativo de los gobiernos anteriores, profundizando dependencia, entrega, explotación, depredación y corrupción. Fue el vandalismo de las corporaciones que actuaba con el aval de la mayoría.

Tan mala gestión dio aires al retorno del justicialismo a fines del 2019, que con la careta progresista continuó el ajuste del gobierno anterior, aumentó el saqueo a los jubilados, consolidó el deterioro salarial de los trabajadores, promovió las actividades del extractivismo depredador, con más beneficios a los agronegocios, a la megaminería y al fracking destructivo y contaminante, todos en manos de corporaciones multinacionales. Agregar que además están pagando una deuda más fraudulenta que nunca, sin siquiera considerar los fallos judiciales que demuestran la ilegitimidad y nulidad de su origen, para eso continúa con los ajustes sobre los sectores populares. Esa política nefasta viene siendo acompañada de políticas represivas contra los pueblos originarios, contra los ambientalistas que se oponen a la megaminería y el fracking, contra los trabajadores que reclaman por la pérdida de las fuentes laborales y por la caída de los salarios reales. Todo en nombre del progresismo.

Tanto la versión progre como la crudamente neoliberal han sido nefastas, más allá de las diferencias de matices, y conducen ambas al abismo de una sociedad sin presente y sin futuro. Mantienen una falsa división de la sociedad para garantizar la continuidad esencial del modelo neocolonial con gobernabilidad y aceptación de sectores mayoritarios. Ambas versiones son funcionales al modelo y se realimentan mutuamente. En época de elecciones intentan captar a la gran mayoría del electorado con las dos camisetas, y tratan de ahogar y reprimir cualquier alternativa de lucha que afecte el modelo vigente.

Quienes no apoyamos ninguna de las dos variantes entreguistas seguimos confiando y promoviendo la resistencia activa y la búsqueda de caminos alternativos, denunciando las falsas opciones que apuntalan el capitalismo dependiente, neocolonial, depredador, saqueador y corrupto. En ese aval a sus amos, la partidocracia de dos caras no tiene diferencias sustanciales. A eso me refiero cuando hablo en esos términos.

En relación al comentario de la cumpa de México, sólo aclarar que no considero que haya que apoyar al supuesto mal menor, de los que están a favor del neocolonialismo extractivista, con el argumento que no están dadas las condiciones para un triunfo electoral de una fuerza realmente alternativa. Serán los sectores populares los que deberán ir construyendo esas alternativas, y para ello es importante no generar falsas expectativas e ilusiones en supuestos progresismos que terminan en fracasos absolutos y políticas entreguistas y antipopulares.

De nuevo, una modesta y subjetiva opinión, como la de cualquier otro cumpa.

Abrazos fraternos.

Luis Lafferriere

El lun, 19 abr 2021 a las 19:43, groldan (<groldan@unam.mx>) escribió:

Hola a tod@s:
Comparto el reconocimiento y agradecimiento extendido para Alhelí Cáceres, por Xabier Arrizabalo. La suma gravedad de las condiciones en la que se encuentra el pueblo ecuatoriano y que mantendrá una perfecta continuidad con el triunfo de Guillermo Lasso, ponen de relieve que haber impulsado acciones políticas que dejaran el paso libre a este personaje, no significa ningún triunfo, ni ningún paso adelante en la lucha por una transformación profunda de

estas condiciones.
No me quedan dudas de que sólo es aparente el “radicalismo” de la postura que llamó al “voto nulo”, “en blanco” o a “la abstención” ya que sólo un análisis de miras muy cortas puede igualar al neoliberalismo con el progresismo. Si ninguno de los dos era una opción para el pueblo, es porque seguramente tienen otra alternativa y las condiciones para llevarla adelante: una revolución que transforme las estructuras capitalistas dependientes de ese país. De no tenerla, es porque seguramente ya tienen diseñada y construida una estrategia y táctica para alcanzarla en corto o mediano plazo. Y si tampoco la tienen, es porque no les afectan las políticas del capitalismo neoliberal, como sí afectarán gravemente al pueblo ecuatoriano.

Saludos desde México, donde tenemos un progresismo que no defendemos a ultranza, pero que no es lo mismo que el capitalismo neoliberal.

Genoveva Roldán

De: sepla_oficial@googlegroups.com <sepla_oficial@googlegroups.com> en nombre de XABIER ARRIZABALO MONTORO <xarrizab@ucm.es>

Enviado: lunes, 19 de abril de 2021 02:22 p. m.
Para: Alhelí Cáceres <caceresalheli06@gmail.com>
CC: Luis Lafferriere <luis.lafferriere@gmail.com>; Atilio Boron <aaboron@gmail.com>; SEPLA oficial <sepla_oficial@googlegroups.com>; SEPLA LATINO AMERICA <sepla@sepla21.org>; SEPLA LATINO AMERICA <seplalatinoamerica@gmail.com>
Asunto: Re: [SEPLA-Lista-Oficial2793] Intrigado, ruego ayuda urgente

Buenas tardes;
Muchas gracias por tu mensaje, Alhelí. Es realmente valioso porque no se sitúa en el terreno de la divagación, sino en el terreno concreto del sufrimiento de la mayoría que, si Lasso lograra aplicar sus planes, sin duda se agravaría.
En apenas seis párrafos has explicado con todo rigor la situación y, ligada a ella, la única vía de actuación digna y fructífera para la mayoría; vía que pasa, en primer lugar, ineludiblemente, por un enfrentamiento incondicional con el gobierno de Lasso y todos sus cómplices de dentro y de fuera.
Respecto a la filtración que denuncias, efectivamente retrata a quien la llevó a cabo. Con todo, particularmente no tengo ningún problema en que se difunda lo que digo. Sí lo tengo con la práctica execrable de quien lo hizo, porque fue manipuladamente, en particular poniendo en mi boca lo que no había dicho. Práctica execrable incompatible con toda buena intención.
Fraternalmente,
Xabier

El lun, 19 abr 2021 a las 20:08, Alhelí Cáceres (<caceresalheli06@gmail.com>) escribió:

“No tienen diferencias sustanciales”, sería importante saber qué entiende Ud. por “sustanciales”, compañero. Cuando claramente la propuesta de Guillermo Lasso es la de desmantelar las ya escasas conquistas sociales que las históricas luchas de las masas trabajadoras del Ecuador han podido alcanzar durante la “nueva década pérdida”.

Claramente, para el sector que llamó a votar nulo en medio de un caótico escenario de crisis, tanto económica, como social y sanitaria, con familias enteras conviviendo con sus muertos dentro de sus habitaciones, en un escenario de terror como el vivido en Guayaquil, con los muertos invadiendo las calles, resultado del sistemático desmantelamiento del sistema de salud pública durante el nefasto gobierno del traidor de Lenín Moreno, que en medio de la pandemia no vaciló en despedir a cientos de médicos, en donde tan sólo durante la primera ronda de despidos quedaron fuera del sistema de salud pública 10.000 profesionales. ¿No hay “diferencias sustanciales”? ¿De verdad no las hay, entre quien propone continuar con la misma política de destrucción de las conquistas sociales, de privatización de las empresas públicas, de “achicamiento del Estado” porque considera que el problema de Ecuador es “lo público” y entre quienes pretenden conservar las conquistas sociales y ampliar el rol del Estado como garante de derechos?

Claro, para quienes apoyaron la ilegal consulta de Lenin Moreno en la que se propuso derogar la Ley de plusvalía que evitaba la especulación sobre el valor de la tierra y la fijación de tributos, así como la desaparición/“reestructuración” del Consejo de Participación y Control Ciudadana; ambos son “iguales”. Imagino que igual a Yaku Pérez, haciendo campaña por las “7 veces SI”, engendro salido de la cabeza de alguien tan inescrupuloso como Julio César Trujillo, cuadro de la extrema derecha. En donde, felices se los ve (a la dirigencia de la CONAIE) entregando respaldo a Trujillo y a Moreno para llevar adelante esta “consulta”.

Tal vez sea “igual”, para quienes como Lourdes Tibán intentaron deslindarse de las movilizaciones de octubre de 2019, diciendo que los “correistas estaban llevando un plan para desestabilizar al gobierno de Moreno”, y aún más, diciéndole a Jaime Vargas que “le preocupaba su intervención”, cuando este llamaba a no negociar con el gobierno y exigir su renuncia. ¿Tienen claro que son “iguales”? ¿Iguales a quién? A ellos mismos, tal vez.

Y es correcto, su interpretación es subjetiva, “como cualquiera de la de los cumpas”, lo que no es subjetiva es la realidad, ésta sí que es bien concreta. Y la realidad es que el propio Yaku Pérez, al día siguiente de las elecciones en las que penosamente resultara ganador Lasso, dijo que “su movimiento no sería oposición al día siguiente de asumir Lasso, si éste cumplía sus promesas”. Me pregunto si Pérez leyó la propuesta de gobierno de Lasso o si escuchó en qué consistían sus promesas, una de ellas es la de acabar con lo “público” que es lo que tiene al país “quebrado”; eliminar la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencias, Tecnología e Innovación- SENESCYT, similar al CONICET, aquí por el cono sur, entidad responsable de la política de educación superior, de calificación de las universidades del país, de promoción de la ciencia y la investigación; ¿qué harán con los funcionarios públicos de la SENESCYT?; ¿Qué pasará con la ciudada del conocimiento Yachay?; o la promesa de Lasso de acercar las negociaciones con la Unión Europea y los Estados Unidos firmando TLC’s; o esta otra, la de disminuir la carga tributaria y eliminar impuestos, o mejor, esta otra en la que promete retornar a las “escuelas diferenciales” que durante décadas promovieron la mediocridad de la educación pública, las mismas que fueron eliminadas durante el gobierno de Correa para establecer un sistema de educación único y la habilitación de las escuelas del Milenio, y otras tantas medidas que permitan “dinamizar el sector privado y defender férreamente la dolarización”. Está claro que Pérez no leyó el programa de Lasso o si lo leyó, está de acuerdo con él. O tal vez esté de acuerdo con la propuesta de privatización de la Banca Central, la que curiosamente beneficiaría a esa oligarquía financiera de la que Lasso es representante.

Sólo para quienes no quieren ver, Lasso y Arauz son “iguales”. Hasta para la derecha continental no son “iguales”, basta con mirar las felicitaciones de gente tan despreciable como Corina Machado, Juan Guaidó, Álvaro Uribe, entre otros tantos.
Finalmente, ojalá estos mensajes no se filtren, como sí ocurrió con el debate anterior en el que curiosamente varias de las intervenciones fueron tomadas sin consulta y fueron puestas en un artículo, casualmente firmado por el arco de alianzas de Alberto Acosta, titulado “Pontífices o Compañeros”, faltando totalmente a la ética y a la honestidad que deben existir en cualquier debate, manipulando groseramente lo dicho por quienes hemos intervenido.

Saludos,

Econ. Alhelí Cáceres
Web: http://seppy.org.py/

E-mail: alhelicaceres@seppy.org.py
Celular: +595986418410

El dom, 18 abr 2021 a las 18:45, Luis Lafferriere (<luis.lafferriere@gmail.com>) escribió:

Desde mi humilde opinión, basada en diferentes declaraciones de fuerzas políticas ecuatorianas, los sectores que impulsaron el voto nulo, en blanco o la abstención, lo hicieron porque entienden que la marcha hacia el abismo del neocolonialismo extractivista, de saqueo y corrupción, que significaban las dos opciones que presentó el poder real al pueblo no tienen diferencias sustanciales. Con diferentes camisetas y relatos, ambas opciones garantizaban la continuidad esencial de ese rumbo suicida que conduce al precipicio, sólo que adornadas con máscaras de neoliberalismo y progresismo.

Quienes vienen luchando por alternativas superadoras que cambien en serio el rumbo entreguista y suicida de los distintos gobiernos al servicio de la dependencia extractivista, en ningún momento plantearon que alguna de esas falsas alternativas eran el camino a la liberación nacional o la emancipación social. Quien afirme semejante barbaridad debería en todo caso mencionar a quiénes se refiere y citar las expresiones que supuestamente fundamentarían esa postura.

Las luchas populares que desde principios de este siglo comenzaron a frenar el avance del neoliberalismo depredador y saqueador en América Latina, fueron traicionadas por gobiernos supuestamente progresistas que mantuvieron la misma matriz neocolonial, de entrega y corrupción, y generaron divisiones en el seno de movimientos sociales, ninguneando, persiguiendo y hasta reprimiendo las legítimas luchas en defensa de los derechos de los pueblos originarios, del ambiente, de los trabajadores.

Afortunadamente, frente a los intentos reiterados en distintos países de nuestra Abya Yala de generar expectativas de cambios entre falsas alternativas que están alineadas más o menos descaradamente con el poder imperial, y aceptan la dependencia y sumisión a pesar de los discursos para la gilada; existen fuerzas políticas, movimientos sociales, organizaciones populares, que siguen adelante en su lucha y no contribuyen a potenciar el desconcierto para dividir al pueblo y alinearlo detrás de opciones que siguen el camino de la eterna dependencia, del saqueo secular y la explotación histórica de nuestro continente.

Lo venimos viviendo en la Argentina con los cambios cosméticos que han garantizado la continuidad del modelo económico-social que se esbozó durante los años ’90 y se desplegó en estos años del siglo XXI, a pesar de los cambios de gobierno. Pagar sin investigar a la usura internacional una deuda fraudulenta, a costa del sacrificio de los sectores mayoritarios; promover los agronegocios que destruyen y contaminan nuestro ambiente y enferman y matan a nuestra gente; impulsar la megaminería y fracking en gran escala a costa de la destrucción de la vida en muchos territorios; todo en beneficio de las grandes corporaciones voraces e insaciables que someten al pueblo a través de los capataces políticos que les sirven de principal sostén para llevar adelante sus planes.

Caer en el juego de hacernos creer que las distintas opciones que ofrece el poder real son diferentes, para mantener la falsa división de la sociedad y la ‘gobernabilidad’ del modelo neocolonial, aunque se disfrace de discurso antiimperialista es en el fondo tan funcional al saqueo y la dependencia como los que sin la máscara se muestran como neoliberales y entreguistas.

En resumen, y reiterando, es mi modesta opinión, tan subjetiva como la de cualquier otro cumpa que opina sobre estos temas.

Abrazos fraternos.

Luis Lafferriere

El dom, 18 abr 2021 a las 17:25, Atilio Boron (<aaboron@gmail.com>) escribió:

Buenos Aires, 18 Abril 2021.

Estimadas/os:

Estoy intrigado porque aún espero que “las izquierdas del Ecuador” y los compañeros del Consejo Político de la Conaie, que el 9 de Abril llamó a votar nulo -por ser esa la única “expresión de la rebeldía y el rechazo frente al saqueo, la corrupción, el racismo, el entreguismo”- hagan el favor de sacarme de las tinieblas y explicarme los avances de la liberación nacional, la emancipación social y la restauración de los derechos de los pueblos originarios producido gracias a la oportuna derrota de Andrés Arauz.

Afortunadamente ahora estaríamos un paso más cerca del socialismo y la revolución, y el camino de la lucha anticapitalista, antiimperialista, antipatriarcal y antiextractivista se abre ancho y venturoso bajo el liderazgo de Guillermo Lasso. Pese a que este personaje sintetiza en sus entrañas al más rancio neoliberalismo y las excrecencias medievales del Opus Dei, la caprichosa e inescrutable dialéctica de la historia ha puesto en sus manos la realización de las bellas expectativas de “las izquierdas del Ecuador” y el Consejo Político de la Conaie, mismas que sin dudas se verán materializadas más pronto que tarde. Sin embargo, el hecho de que Lasso haya enviado la invitación para participar en la ceremonia de asunción presidencial del próximo 24 de mayo a Juan Guaidó y la promesa de la llegada de una delegación de muy alto nivel de Washington parecerían indicar que el nuevo gobierno alberga algunas vacilaciones -que no habría que magnificar, por supuesto- en relación a lo esperado por los partidarios del “voto nulo.”

Puede ser que mi cansado cerebro ya no sepa descifrar los matices de este cambio y se inquiete ante algunas extrañas paradojas. De ahí mi ruego a los compañeros y compañeras arriba mencionados para que se compadezcan de mis limitaciones y de forma clara y distinta, como quería un tal René Descartes, me expliquen el paso adelante para las causas populares concretado con el triunfo de Guillermo Lasso el pasado 11 de abril. Sólo así podré recuperar mi tranquilidad y volver a mis labores docentes y a mis investigaciones históricas.

A la espera de vuestra pronta respuesta, me despido con un fraternal abrazo

Atilio Boron

Dr. Atilio A. Boron

Coordinador del Ciclo de Complementación Curricular
en Historia de América Latina-Facultad de Historia y Artes, UNDAV

Director del PLED
,

Programa Latinoamericano de Educación a Distancia en Ciencias Sociales del Centro Cultural de la Cooperación “Floreal Gorini”
Corrientes 1543 – C1042AAB Buenos Aires, Argentina
Teléfonos (54-11) 5077-8021/22/24
www.atilioboron.com.ar
Facebook
Twitter
Instagram

Patreon


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CABO0LMGxq2JQCQSPLpxz%2BEiZViWGi3cg4YD_j6%3DJ39%3Dgb3S7Bw%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAKn%3DjOoHS%3DiyF2xzmwpTz%2BiTQGj%2BNbujYTXK1-TxPppm5NZkDg%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAFR90xK4z-y_vCJvv%3Dxe6ppyniN_-eUBH8Zs3%3D%2BUK1AjF5%2Bxiw%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAC%3D9PELHN7dWXmtg%3D5Amh9WFg8oawDG2dskHAvmSvXJyT-m1ew%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/BYAPR06MB4439220377AF7AF9257EC878AB499%40BYAPR06MB4439.namprd06.prod.outlook.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAKn%3DjOo8Wt4hu_gw6LnV0k37yoqFY%2BKx7iLwhDr0k5KdF_hT_g%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAP4SMP03p3ryg9%2BrustBL48qXW8ArpHaxFB7c6SNEwvt9CShtA%40mail.gmail.com.

Hola todas y todos los compañeros,
El reconocimiento para el estimulante intercambio sobre el progresismo, a partir de las elecciones en Ecuador
Los invitamos a participar en la elaboración de dos o más cuadernos sobre el tema, con notas breves
Recuerden que interesa hacer materiales para un público amplio, trabajadores, estudiantes…

Fecha de entrega: 24 de mayo

Normas editoriales

Times new roman, 14 puntos, doble renglón. No hacer espacios mayores entre párrafos.

Títulos y subtítulos cortos

Autor

Título en negritas en mayúsculas

Subtítulos en negritas

Referencias a pie de página

Párrafos no muy largos

Las gráficas se anexan en pdf

Saludos, un abrazo
Josefina Morales

···

El lun, 19 abr 2021 a las 20:55, Luis Lafferriere (<luis.lafferriere@gmail.com>) escribió:

La compañera Alhelí me interroga sobre lo que considero “diferencias sustanciales”. No quiero ser reiterativo, pero lo expresé en mi mensaje anterior y puse un ejemplo concreto de mi país. Argentina, país capitalista dependiente, con un poder real integrado por capital usurero internacional y grandes corporaciones, en alianza con sectores de la oligarquía nativa, que impusieron a sangre y fuego desde la última dictadura una feroz represión para reorganizar el capitalismo y refundar la sociedad sobre bases mucho más regresivas que las vigentes hasta entonces (con el modelo ISI –industrialización por sustitución de importaciones-). Esa tarea la concluyó el justicialismo en la década del 90 del siglo XX, cuando se terminó de esbozar un nuevo modelo, neocolonial, concentrado, extractivista depredador, de saqueo y corrupción.

El modelo se desplegó plenamente luego de la profunda crisis de principios de siglo, cuando los sectores populares masivamente repudiaron al neoliberalismo y en todas las ciudades del país clamaban porque se vayan todos. Tuvo que ser de nuevo el justicialismo quien operó para calmar las aguas y recuperar el orden y la gobernabilidad, detrás de las consignas anti-neoliberales. En ese gobierno estaban todos los que fueron parte del gobierno neoliberal de los 90, pero con otra camiseta, otras consignas y otros relatos.

Gobernaron doce años y fueron los garantes incondicionales de los intereses de los sectores más concentrados del poder, pagantes seriales de una deuda externa fraudulenta e ilícita, continuadores de los tratados de sometimiento a los países imperialistas, promotores como nunca del extractivismo en el agro y la minería, todas en manos de corporaciones multinacionales, entreguistas y corruptos. Dejaron una sociedad con más del 30% de la población viviendo en la pobreza, con un elevado porcentaje de trabajadores precarios e informales, con una vulnerabilidad económica creciente, y con una deuda que seguía aumentando a pesar de haberse pagado lo que nunca debimos por montos astronómicos, sin investigar ni auditar un centavo de esa contribución vergonzosa a la usura.

Fue tan malo y tan entreguista ese partido en el gobierno, que en las elecciones de fines del 2015 ganó la opción más crudamente conservadora y neoliberal, el gobierno de Cambiemos con Macri a la cabeza. Esa gestión continuó con todo lo negativo de los gobiernos anteriores, profundizando dependencia, entrega, explotación, depredación y corrupción. Fue el vandalismo de las corporaciones que actuaba con el aval de la mayoría.

Tan mala gestión dio aires al retorno del justicialismo a fines del 2019, que con la careta progresista continuó el ajuste del gobierno anterior, aumentó el saqueo a los jubilados, consolidó el deterioro salarial de los trabajadores, promovió las actividades del extractivismo depredador, con más beneficios a los agronegocios, a la megaminería y al fracking destructivo y contaminante, todos en manos de corporaciones multinacionales. Agregar que además están pagando una deuda más fraudulenta que nunca, sin siquiera considerar los fallos judiciales que demuestran la ilegitimidad y nulidad de su origen, para eso continúa con los ajustes sobre los sectores populares. Esa política nefasta viene siendo acompañada de políticas represivas contra los pueblos originarios, contra los ambientalistas que se oponen a la megaminería y el fracking, contra los trabajadores que reclaman por la pérdida de las fuentes laborales y por la caída de los salarios reales. Todo en nombre del progresismo.

Tanto la versión progre como la crudamente neoliberal han sido nefastas, más allá de las diferencias de matices, y conducen ambas al abismo de una sociedad sin presente y sin futuro. Mantienen una falsa división de la sociedad para garantizar la continuidad esencial del modelo neocolonial con gobernabilidad y aceptación de sectores mayoritarios. Ambas versiones son funcionales al modelo y se realimentan mutuamente. En época de elecciones intentan captar a la gran mayoría del electorado con las dos camisetas, y tratan de ahogar y reprimir cualquier alternativa de lucha que afecte el modelo vigente.

Quienes no apoyamos ninguna de las dos variantes entreguistas seguimos confiando y promoviendo la resistencia activa y la búsqueda de caminos alternativos, denunciando las falsas opciones que apuntalan el capitalismo dependiente, neocolonial, depredador, saqueador y corrupto. En ese aval a sus amos, la partidocracia de dos caras no tiene diferencias sustanciales. A eso me refiero cuando hablo en esos términos.

En relación al comentario de la cumpa de México, sólo aclarar que no considero que haya que apoyar al supuesto mal menor, de los que están a favor del neocolonialismo extractivista, con el argumento que no están dadas las condiciones para un triunfo electoral de una fuerza realmente alternativa. Serán los sectores populares los que deberán ir construyendo esas alternativas, y para ello es importante no generar falsas expectativas e ilusiones en supuestos progresismos que terminan en fracasos absolutos y políticas entreguistas y antipopulares.

De nuevo, una modesta y subjetiva opinión, como la de cualquier otro cumpa.

Abrazos fraternos.

Luis Lafferriere

El lun, 19 abr 2021 a las 19:43, groldan (<groldan@unam.mx>) escribió:

Hola a tod@s:
Comparto el reconocimiento y agradecimiento extendido para Alhelí Cáceres, por Xabier Arrizabalo. La suma gravedad de las condiciones en la que se encuentra el pueblo ecuatoriano y que mantendrá una perfecta continuidad con el triunfo de Guillermo Lasso, ponen de relieve que haber impulsado acciones políticas que dejaran el paso libre a este personaje, no significa ningún triunfo, ni ningún paso adelante en la lucha por una transformación profunda de

estas condiciones.
No me quedan dudas de que sólo es aparente el “radicalismo” de la postura que llamó al “voto nulo”, “en blanco” o a “la abstención” ya que sólo un análisis de miras muy cortas puede igualar al neoliberalismo con el progresismo. Si ninguno de los dos era una opción para el pueblo, es porque seguramente tienen otra alternativa y las condiciones para llevarla adelante: una revolución que transforme las estructuras capitalistas dependientes de ese país. De no tenerla, es porque seguramente ya tienen diseñada y construida una estrategia y táctica para alcanzarla en corto o mediano plazo. Y si tampoco la tienen, es porque no les afectan las políticas del capitalismo neoliberal, como sí afectarán gravemente al pueblo ecuatoriano.

Saludos desde México, donde tenemos un progresismo que no defendemos a ultranza, pero que no es lo mismo que el capitalismo neoliberal.

Genoveva Roldán

De: sepla_oficial@googlegroups.com <sepla_oficial@googlegroups.com> en nombre de XABIER ARRIZABALO MONTORO <xarrizab@ucm.es>

Enviado: lunes, 19 de abril de 2021 02:22 p. m.
Para: Alhelí Cáceres <caceresalheli06@gmail.com>
CC: Luis Lafferriere <luis.lafferriere@gmail.com>; Atilio Boron <aaboron@gmail.com>; SEPLA oficial <sepla_oficial@googlegroups.com>; SEPLA LATINO AMERICA <sepla@sepla21.org>; SEPLA LATINO AMERICA <seplalatinoamerica@gmail.com>
Asunto: Re: [SEPLA-Lista-Oficial2793] Intrigado, ruego ayuda urgente

Buenas tardes;
Muchas gracias por tu mensaje, Alhelí. Es realmente valioso porque no se sitúa en el terreno de la divagación, sino en el terreno concreto del sufrimiento de la mayoría que, si Lasso lograra aplicar sus planes, sin duda se agravaría.
En apenas seis párrafos has explicado con todo rigor la situación y, ligada a ella, la única vía de actuación digna y fructífera para la mayoría; vía que pasa, en primer lugar, ineludiblemente, por un enfrentamiento incondicional con el gobierno de Lasso y todos sus cómplices de dentro y de fuera.
Respecto a la filtración que denuncias, efectivamente retrata a quien la llevó a cabo. Con todo, particularmente no tengo ningún problema en que se difunda lo que digo. Sí lo tengo con la práctica execrable de quien lo hizo, porque fue manipuladamente, en particular poniendo en mi boca lo que no había dicho. Práctica execrable incompatible con toda buena intención.
Fraternalmente,
Xabier

El lun, 19 abr 2021 a las 20:08, Alhelí Cáceres (<caceresalheli06@gmail.com>) escribió:

“No tienen diferencias sustanciales”, sería importante saber qué entiende Ud. por “sustanciales”, compañero. Cuando claramente la propuesta de Guillermo Lasso es la de desmantelar las ya escasas conquistas sociales que las históricas luchas de las masas trabajadoras del Ecuador han podido alcanzar durante la “nueva década pérdida”.

Claramente, para el sector que llamó a votar nulo en medio de un caótico escenario de crisis, tanto económica, como social y sanitaria, con familias enteras conviviendo con sus muertos dentro de sus habitaciones, en un escenario de terror como el vivido en Guayaquil, con los muertos invadiendo las calles, resultado del sistemático desmantelamiento del sistema de salud pública durante el nefasto gobierno del traidor de Lenín Moreno, que en medio de la pandemia no vaciló en despedir a cientos de médicos, en donde tan sólo durante la primera ronda de despidos quedaron fuera del sistema de salud pública 10.000 profesionales. ¿No hay “diferencias sustanciales”? ¿De verdad no las hay, entre quien propone continuar con la misma política de destrucción de las conquistas sociales, de privatización de las empresas públicas, de “achicamiento del Estado” porque considera que el problema de Ecuador es “lo público” y entre quienes pretenden conservar las conquistas sociales y ampliar el rol del Estado como garante de derechos?

Claro, para quienes apoyaron la ilegal consulta de Lenin Moreno en la que se propuso derogar la Ley de plusvalía que evitaba la especulación sobre el valor de la tierra y la fijación de tributos, así como la desaparición/“reestructuración” del Consejo de Participación y Control Ciudadana; ambos son “iguales”. Imagino que igual a Yaku Pérez, haciendo campaña por las “7 veces SI”, engendro salido de la cabeza de alguien tan inescrupuloso como Julio César Trujillo, cuadro de la extrema derecha. En donde, felices se los ve (a la dirigencia de la CONAIE) entregando respaldo a Trujillo y a Moreno para llevar adelante esta “consulta”.

Tal vez sea “igual”, para quienes como Lourdes Tibán intentaron deslindarse de las movilizaciones de octubre de 2019, diciendo que los “correistas estaban llevando un plan para desestabilizar al gobierno de Moreno”, y aún más, diciéndole a Jaime Vargas que “le preocupaba su intervención”, cuando este llamaba a no negociar con el gobierno y exigir su renuncia. ¿Tienen claro que son “iguales”? ¿Iguales a quién? A ellos mismos, tal vez.

Y es correcto, su interpretación es subjetiva, “como cualquiera de la de los cumpas”, lo que no es subjetiva es la realidad, ésta sí que es bien concreta. Y la realidad es que el propio Yaku Pérez, al día siguiente de las elecciones en las que penosamente resultara ganador Lasso, dijo que “su movimiento no sería oposición al día siguiente de asumir Lasso, si éste cumplía sus promesas”. Me pregunto si Pérez leyó la propuesta de gobierno de Lasso o si escuchó en qué consistían sus promesas, una de ellas es la de acabar con lo “público” que es lo que tiene al país “quebrado”; eliminar la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencias, Tecnología e Innovación- SENESCYT, similar al CONICET, aquí por el cono sur, entidad responsable de la política de educación superior, de calificación de las universidades del país, de promoción de la ciencia y la investigación; ¿qué harán con los funcionarios públicos de la SENESCYT?; ¿Qué pasará con la ciudada del conocimiento Yachay?; o la promesa de Lasso de acercar las negociaciones con la Unión Europea y los Estados Unidos firmando TLC’s; o esta otra, la de disminuir la carga tributaria y eliminar impuestos, o mejor, esta otra en la que promete retornar a las “escuelas diferenciales” que durante décadas promovieron la mediocridad de la educación pública, las mismas que fueron eliminadas durante el gobierno de Correa para establecer un sistema de educación único y la habilitación de las escuelas del Milenio, y otras tantas medidas que permitan “dinamizar el sector privado y defender férreamente la dolarización”. Está claro que Pérez no leyó el programa de Lasso o si lo leyó, está de acuerdo con él. O tal vez esté de acuerdo con la propuesta de privatización de la Banca Central, la que curiosamente beneficiaría a esa oligarquía financiera de la que Lasso es representante.

Sólo para quienes no quieren ver, Lasso y Arauz son “iguales”. Hasta para la derecha continental no son “iguales”, basta con mirar las felicitaciones de gente tan despreciable como Corina Machado, Juan Guaidó, Álvaro Uribe, entre otros tantos.
Finalmente, ojalá estos mensajes no se filtren, como sí ocurrió con el debate anterior en el que curiosamente varias de las intervenciones fueron tomadas sin consulta y fueron puestas en un artículo, casualmente firmado por el arco de alianzas de Alberto Acosta, titulado “Pontífices o Compañeros”, faltando totalmente a la ética y a la honestidad que deben existir en cualquier debate, manipulando groseramente lo dicho por quienes hemos intervenido.

Saludos,

Econ. Alhelí Cáceres
Web: http://seppy.org.py/

E-mail: alhelicaceres@seppy.org.py
Celular: +595986418410

El dom, 18 abr 2021 a las 18:45, Luis Lafferriere (<luis.lafferriere@gmail.com>) escribió:

Desde mi humilde opinión, basada en diferentes declaraciones de fuerzas políticas ecuatorianas, los sectores que impulsaron el voto nulo, en blanco o la abstención, lo hicieron porque entienden que la marcha hacia el abismo del neocolonialismo extractivista, de saqueo y corrupción, que significaban las dos opciones que presentó el poder real al pueblo no tienen diferencias sustanciales. Con diferentes camisetas y relatos, ambas opciones garantizaban la continuidad esencial de ese rumbo suicida que conduce al precipicio, sólo que adornadas con máscaras de neoliberalismo y progresismo.

Quienes vienen luchando por alternativas superadoras que cambien en serio el rumbo entreguista y suicida de los distintos gobiernos al servicio de la dependencia extractivista, en ningún momento plantearon que alguna de esas falsas alternativas eran el camino a la liberación nacional o la emancipación social. Quien afirme semejante barbaridad debería en todo caso mencionar a quiénes se refiere y citar las expresiones que supuestamente fundamentarían esa postura.

Las luchas populares que desde principios de este siglo comenzaron a frenar el avance del neoliberalismo depredador y saqueador en América Latina, fueron traicionadas por gobiernos supuestamente progresistas que mantuvieron la misma matriz neocolonial, de entrega y corrupción, y generaron divisiones en el seno de movimientos sociales, ninguneando, persiguiendo y hasta reprimiendo las legítimas luchas en defensa de los derechos de los pueblos originarios, del ambiente, de los trabajadores.

Afortunadamente, frente a los intentos reiterados en distintos países de nuestra Abya Yala de generar expectativas de cambios entre falsas alternativas que están alineadas más o menos descaradamente con el poder imperial, y aceptan la dependencia y sumisión a pesar de los discursos para la gilada; existen fuerzas políticas, movimientos sociales, organizaciones populares, que siguen adelante en su lucha y no contribuyen a potenciar el desconcierto para dividir al pueblo y alinearlo detrás de opciones que siguen el camino de la eterna dependencia, del saqueo secular y la explotación histórica de nuestro continente.

Lo venimos viviendo en la Argentina con los cambios cosméticos que han garantizado la continuidad del modelo económico-social que se esbozó durante los años ’90 y se desplegó en estos años del siglo XXI, a pesar de los cambios de gobierno. Pagar sin investigar a la usura internacional una deuda fraudulenta, a costa del sacrificio de los sectores mayoritarios; promover los agronegocios que destruyen y contaminan nuestro ambiente y enferman y matan a nuestra gente; impulsar la megaminería y fracking en gran escala a costa de la destrucción de la vida en muchos territorios; todo en beneficio de las grandes corporaciones voraces e insaciables que someten al pueblo a través de los capataces políticos que les sirven de principal sostén para llevar adelante sus planes.

Caer en el juego de hacernos creer que las distintas opciones que ofrece el poder real son diferentes, para mantener la falsa división de la sociedad y la ‘gobernabilidad’ del modelo neocolonial, aunque se disfrace de discurso antiimperialista es en el fondo tan funcional al saqueo y la dependencia como los que sin la máscara se muestran como neoliberales y entreguistas.

En resumen, y reiterando, es mi modesta opinión, tan subjetiva como la de cualquier otro cumpa que opina sobre estos temas.

Abrazos fraternos.

Luis Lafferriere

El dom, 18 abr 2021 a las 17:25, Atilio Boron (<aaboron@gmail.com>) escribió:

Buenos Aires, 18 Abril 2021.

Estimadas/os:

Estoy intrigado porque aún espero que “las izquierdas del Ecuador” y los compañeros del Consejo Político de la Conaie, que el 9 de Abril llamó a votar nulo -por ser esa la única “expresión de la rebeldía y el rechazo frente al saqueo, la corrupción, el racismo, el entreguismo”- hagan el favor de sacarme de las tinieblas y explicarme los avances de la liberación nacional, la emancipación social y la restauración de los derechos de los pueblos originarios producido gracias a la oportuna derrota de Andrés Arauz.

Afortunadamente ahora estaríamos un paso más cerca del socialismo y la revolución, y el camino de la lucha anticapitalista, antiimperialista, antipatriarcal y antiextractivista se abre ancho y venturoso bajo el liderazgo de Guillermo Lasso. Pese a que este personaje sintetiza en sus entrañas al más rancio neoliberalismo y las excrecencias medievales del Opus Dei, la caprichosa e inescrutable dialéctica de la historia ha puesto en sus manos la realización de las bellas expectativas de “las izquierdas del Ecuador” y el Consejo Político de la Conaie, mismas que sin dudas se verán materializadas más pronto que tarde. Sin embargo, el hecho de que Lasso haya enviado la invitación para participar en la ceremonia de asunción presidencial del próximo 24 de mayo a Juan Guaidó y la promesa de la llegada de una delegación de muy alto nivel de Washington parecerían indicar que el nuevo gobierno alberga algunas vacilaciones -que no habría que magnificar, por supuesto- en relación a lo esperado por los partidarios del “voto nulo.”

Puede ser que mi cansado cerebro ya no sepa descifrar los matices de este cambio y se inquiete ante algunas extrañas paradojas. De ahí mi ruego a los compañeros y compañeras arriba mencionados para que se compadezcan de mis limitaciones y de forma clara y distinta, como quería un tal René Descartes, me expliquen el paso adelante para las causas populares concretado con el triunfo de Guillermo Lasso el pasado 11 de abril. Sólo así podré recuperar mi tranquilidad y volver a mis labores docentes y a mis investigaciones históricas.

A la espera de vuestra pronta respuesta, me despido con un fraternal abrazo

Atilio Boron

Dr. Atilio A. Boron

Coordinador del Ciclo de Complementación Curricular
en Historia de América Latina-Facultad de Historia y Artes, UNDAV

Director del PLED
,

Programa Latinoamericano de Educación a Distancia en Ciencias Sociales del Centro Cultural de la Cooperación “Floreal Gorini”
Corrientes 1543 – C1042AAB Buenos Aires, Argentina
Teléfonos (54-11) 5077-8021/22/24
www.atilioboron.com.ar
Facebook
Twitter
Instagram

Patreon


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CABO0LMGxq2JQCQSPLpxz%2BEiZViWGi3cg4YD_j6%3DJ39%3Dgb3S7Bw%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAKn%3DjOoHS%3DiyF2xzmwpTz%2BiTQGj%2BNbujYTXK1-TxPppm5NZkDg%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAFR90xK4z-y_vCJvv%3Dxe6ppyniN_-eUBH8Zs3%3D%2BUK1AjF5%2Bxiw%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAC%3D9PELHN7dWXmtg%3D5Amh9WFg8oawDG2dskHAvmSvXJyT-m1ew%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/BYAPR06MB4439220377AF7AF9257EC878AB499%40BYAPR06MB4439.namprd06.prod.outlook.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAKn%3DjOo8Wt4hu_gw6LnV0k37yoqFY%2BKx7iLwhDr0k5KdF_hT_g%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAJS93__MMmhg0x4cV3W_tVx05hGDA9mxaCOqFh%3D0GMXGB3K4Ag%40mail.gmail.com.

Estimada cumpa Alhelí, posiblemente no estoy siendo bien interpretado, ya que en mis mensajes hablé con claridad de la situación de mi país, un país capitalista dependiente, dentro el orden social mundial capitalista. Eso implica una primera caracterización.

Pero también, desde que la Argentina se incorpora a este orden social, injusto y explotador, genocida y biocida, ha sufrido cambios innegables. Además de hacerlo en condiciones de dependencia histórica, fue pasando por diferentes etapas donde la dependencia fue cambiando de forma, su estructura económica y social ha sufrido cambios importantes, lo mismo que la constitución del poder económico predominante, que en el marco de las luchas entre diferentes clases y fracciones de clases fueron dejando las herencias que hoy concluyen en el modelo económico social actual.

Al hablar del modelo neocolonial, extractivista y depredador, de saqueo y corrupción, quiero diferenciar la etapa actual de la fase anterior, denominada popularmente como el modelo ISI (de industrialización por sustitución de importaciones), donde la estructura de la economía, la dinámica de su funcionamiento, y la estructura social asociada, eran claramente diferentes. Ese modelo de capitalismo dependiente, a pesar del contexto del sistema en que operaba, y que entró en crisis hacia mediados de los años 70 del siglo pasado, mostraba hasta entonces una sociedad muy distinta, con tasas de pobreza que eran relativamente bajas (entre el 3 y el 4% de la población), con reducidos niveles de desempleo, y donde el empleo mayoritariamente era legal, formal y estable, con grandes avances en los derechos de los trabajadores, donde predominaba la movilidad social ascendente y generalizada, con muy buenos sistemas de educación, salud y de servicios públicos. La desigualdad no era tan marcada y el poder adquisitivo de los sectores mayoritarios de la población se mantenía bastante elevado, ambos en relación a otros momentos históricos (anteriores y posteriores) y a otros países hermanos de nuestro continente.

La demolición de ese modelo fue un proyecto deliberado, impuesto con una feroz represión, con miles de desaparecidos y con la destrucción masiva de empresas PYMES y de gran parte de la industria nacional. Fue un plan que buscó refundar estructuralmente a la sociedad argentina, y el resultado fue un nuevo modelo económico social, tremendamente más regresivo pero mucho más destructivo en términos ambientales. Mucho más concentrador, saqueador y extranjerizante, que no sólo cambió la matriz económica (reprimarización y desindustrialización mediante) sino que impuso una estructura social mucho más desigual y regresiva.

Eso no se dio por generación espontánea, sino por el accionar de actores sociales, comandados por un poder económico y acompañado por un sistema partidocrático a su servicio. Ese modelo que hoy ya cuenta con casi la mitad de la población viviendo en la pobreza, con más de un 50% de la PEA con graves problemas (desempleo abierto y encubierto, empleo precario y mal pago, etc), con una ampliación de las desigualdades sociales y de la dependencia estructural, con mayor poder del capital financiero usurero, tiene como soportes principales de la estructura productiva (en realidad productiva-destructiva) a los sectores extractivistas depredadores como el monocultivo de transgénicos con uso masivo de agrotóxicos (que abarcan el 60% de la superficie cultivable), como la megaminería metalífera a cielo abierto, como la extracción de hidrocarburos en base al fracking, que están conduciendo a una sociedad en desintegración y a un territorio en descomposición. Son sectores que apuntan principalmente a las exportaciones, para generar divisas para pagar el tributo a los usureros y saqueadores.

En ese contexto, las fuerzas políticas que luego de la dictadura y de la década del ’90 viene gobernando la Argentina, han asumido su rol de capataces de los intereses de las corporaciones y del capital financiero, y de garantes y responsables principales del sostén del nuevo modelo, al margen de la camiseta partidaria. Para poder procurar el apoyo de sectores importantes en las instancias electorales cada vez más formales y serviles al modelo, disfrazan su rol con camisetas diferentes pero actúan a favor del mantenimiento del mismo orden entreguista y antipopular. Inventan una falsa división en la sociedad y promueven relatos fantásticos para mantener la expectativa en una democracia formal y servil, y en un orden social explotador, entreguista y depredador.

Cada uno en el gobierno y la oposición, terminan convalidando y consolidando los aspectos más regresivos del modelo vigente. Cuando son oposición critican a quienes gobiernan, para luego hacer más de lo mismo cuando son gobierno. Son funcionales al sistema y al modelo neocolonial, y se realimentan mutuamente. Son sumisos ante los poderosos pero no dudan en reprimir las justas luchas de los sectores populares, cuando su poder de cooptación y seducción no alcanzan para engañar y ocultar la esencia de sus políticas.

Preocupa que existan compañeras y compañeros que sin querer terminan siendo funcionales al continuismo de las distintas fuerzas partidocráticas que sostienen el capitalismo dependiente, extractivista, entreguista y saqueador, que predomina en casi todos los países de nuestro continente. Ni hablar de muchos que durante los gobiernos progresistas ocupan cargos y reciben beneficios que los lleva a operar como agentes defensores e impulsores de esos gobiernos, y que a veces lo hacen con tanto énfasis que terminan actuando como mercenarios, olvidando sus orígenes, sus experiencias y sus luchas, en el afán de conservar puestos y privilegios que son siempre efímeros. Al actuar así provocan desconcierto y contribuyen a dificultar la necesaria organización de las luchas populares, facilitando la tarea de los gobiernos serviles y ayudando a mantener las condiciones de la dependencia.

Verán que hablo de capitalismo dependiente y de una etapa histórica que denomino como un modelo neocolonial, extractivista depredador, de saqueo y corrupción. Queda claro entonces que nunca hablé de extractivismo como fenómeno sustantivo, de ahí mi pedido que no se tergiverse lo que he escrito, puesto que intento un diálogo franco y no una absurda confrontación de chicanas sin sustento.

Respecto del ninguneo a las luchas de resistencias de los pueblos, sea de los pueblos originarios, de los trabajadores, de los ambientalistas, de las mujeres, que son agredidos por los actores más poderosos de este sistema injusto, pienso que son tan necesarias como las experiencias de construcción de otras formas de producir, de consumir y de convivir, en la búsqueda de otro orden social. Sin esas necesarias resistencias, la destrucción provocada por el poder dominante haría mucho más difícil la construcción de otros mundos.

De nuevo, mi modesta y subjetiva opinión.

Cordiales saludos entrerrianos.

Luis Lafferriere

···

El mar, 20 abr 2021 a las 10:38, Alhelí Cáceres (<caceresalheli06@gmail.com>) escribió:

Compañero, nadie ha puesto en tela de juicio de que Argentina, y no sólo Argentina, toda la región latinoamericana y caribeña, africana, etc., han consolidado estructuras económicas dependientes, basadas en la explotación de los recursos naturales. Esta condición primario-exportadora se encuentra determinada por el papel que ha desempeñado la renta de la tierra en la dinámica de acumulación capitalista a escala global, en la que nuestra región, así como otras, se inserta en esta relación en condiciones de subordinación a los intereses de los grandes capitales. Y es justamente, por esta cuestión estructural que el modelo primario exportador no resulta de las decisiones políticas que tome un gobierno u otro, sino que es resultado del propio desarrollo del capitalismo y de la consolidación del capital como relación social dominante a escala mundial, y en la que la tendencia a la mercantilización amenaza la vida misma debido a su irracional “racionalidad” movilizada por las ansias del lucro, del individualismo y la rentabilidad.

En ese sentido, compañero. ¿Se puede superar el “extractivismo” sin superar el capitalismo como relación social dominante a escala mundial? Y debo confesar que el concepto “extractivismo” me genera bastante ruido.

El capitalismo es extractivo por naturaleza. Se fundamenta en la expropiación/apropiación de los recursos naturales y en la explotación de la fuerza de trabajo. En ese sentido, para comprender la dinámica de acumulación capitalista junto con la complejidad del metabolismo social que implica aquella relación entre sociedad-naturaleza-territorio; resulta necesario comprender el proceso extractivo como parte que integra este entramado de relaciones sociales que adoptan las sociedades capitalistas en cuanto a la producción - reproducción y distribución, no sólo de los recursos naturales y el territorio, sino también de los excedentes y del trabajo.

Aquí la cuestión está en que el concepto “extractivismo” impuesto bajo un ropaje de cierta “novedad” es presentado como un fenómeno autónomo, cuando se lo coloca “extractivismo y capitalismo” como si el uno pudiera comprenderse sin el otro, por separado. El desarrollo de este concepto “extractivismo” ha permitido entonces endosarle a este la pobreza, las sucesivas crisis por las que hemos atravesado en la región y hasta la estructura de nuestras economías. Diluyéndose conceptos fundamentales para comprender el complejo entramado de relaciones sociales, tales como: capitalismo; lucha de clases; división internacional del trabajo, ley del valor y acumulación.

Entonces, el “extractivismo” se presenta como aquella mediación autónoma que “permite” explicar no sólo el desarrollo de los patrones de acumulación de la región, sino también los derroteros políticos. ¿Percibe como se invierten las categorías de análisis? En vez de explicar la estructura de nuestras economías partiendo de la lógica de acumulación capitalista, entendida como unidad global, se parte del fenómeno que se percibe en apariencia, “el extractivismo”.

Es por ello que, a mi criterio, resulta muchísimo más adecuado pensar al proceso extractivo como fenómeno comprendido dentro del proceso de acumulación capitalista, y no al “extractivismo” como fenómeno sustantivo; y por tanto, al considerar al proceso extractivo como parte que integra la lógica de acumulación capitalista, pues evidentemente ha sufrido y sufre transformaciones a lo largo de la historia, pero siempre en consonancia con las lógicas de acumulación predominantes.

Y me parece que aquí está el problema central. Es que si adoptamos la conceptualización “extractivismo” para explicar las estructuras económicas de América Latina y a partir de ellas, identificar los derroteros políticos, nos lleva a la falsa idea de poder “superar” el extractivismo a través de proyectos y políticas económicas que “desarrollen” y “diversifiquen” la matriz productiva de la región. Entonces, se coloca erróneamente -y una vez más- a la cuestión de la “gestión” de las economías capitalistas como la problemática y no al capitalismo y a las determinaciones histórico-concretas de la acumulación. Y esto explica -al menos en parte, desde mi punto de vista- el surgimiento por doquier de corrientes y movimientos ambientalistas que, bajo esta lógica discursiva pretenden “superar” el extractivismo" sin superar el capitalismo. Lo cual es desde ya, un absurdo.

Pero es un absurdo que nos pretende colocar en la falsa pose de la “resistencia”, y mi estimado compañero, la resistencia no implica sólo “aguantar”, resistencia es también la estrategia de la ofensiva, así lo ha constatado la historia de lucha del movimiento obrero internacional en general, y la de nuestros pueblos en particular.

En ese sentido, en un contexto de crisis humanitaria como la que vive el Ecuador -y no sólo el Ecuador- la llegada a una de las parcelas de poder que representa el Estado; de un proyecto político regresivo en términos sociales como lo es el presentado por Guillermo Lasso es terrorífico, por sus implicancias concretas en términos de desmantelamiento de conquistas sociales, fruto de luchas históricas de nuestros pueblos. Es fácil hablar de “resistencia” y asumir esa pose cuando uno no pone los muertos, cuando uno no convive con un ser querido fallecido en la misma habitación, cuando existen “vacunados vip” y “desaparecen” 2.500 dosis de las vacunas, las mismas que fueron a parar a un club privado en el que la oligarquía se estuvo vacunando a escondidas, mientras el pueblo ecuatoriano llora a sus muertos sin poderlos enterrar.

¿Representa el gobierno de Arauz una ruptura con el capitalismo? Creo que no, así como tampoco lo fue el gobierno de Rafael Correa, sin embargo, sí creo que las luchas por mejores condiciones de vida de la clase obrera son urgentes e impostergables, sin perder de vista el horizonte hacia socialismo. Y esa no es tarea de los gobiernos progresistas, sino de los movimientos sociales y partidos políticos que se reclaman revolucionarios. Una clase obrera (urbana y rural) lumpenizada no le sirve a nadie, ni siquiera a ella misma para su emancipación.

Por tanto, no. No son lo mismo Arauz y Lasso, como no es lo mismo “escoger” entre un progresismo, tibio, si se quiere, y un gobierno marcadamente y criminalmente, regresivo, como lo será, sin duda alguna, el de Lasso. Asumir que son iguales, en un contexto tan complejo como el que vivimos es ser absolutamente irresponsables.

Saludos,

Econ. Alhelí Cáceres
Web: http://seppy.org.py/

E-mail: alhelicaceres@seppy.org.py
Celular: +595986418410

El lun, 19 abr 2021 a las 21:55, Luis Lafferriere (<luis.lafferriere@gmail.com>) escribió:

La compañera Alhelí me interroga sobre lo que considero “diferencias sustanciales”. No quiero ser reiterativo, pero lo expresé en mi mensaje anterior y puse un ejemplo concreto de mi país. Argentina, país capitalista dependiente, con un poder real integrado por capital usurero internacional y grandes corporaciones, en alianza con sectores de la oligarquía nativa, que impusieron a sangre y fuego desde la última dictadura una feroz represión para reorganizar el capitalismo y refundar la sociedad sobre bases mucho más regresivas que las vigentes hasta entonces (con el modelo ISI –industrialización por sustitución de importaciones-). Esa tarea la concluyó el justicialismo en la década del 90 del siglo XX, cuando se terminó de esbozar un nuevo modelo, neocolonial, concentrado, extractivista depredador, de saqueo y corrupción.

El modelo se desplegó plenamente luego de la profunda crisis de principios de siglo, cuando los sectores populares masivamente repudiaron al neoliberalismo y en todas las ciudades del país clamaban porque se vayan todos. Tuvo que ser de nuevo el justicialismo quien operó para calmar las aguas y recuperar el orden y la gobernabilidad, detrás de las consignas anti-neoliberales. En ese gobierno estaban todos los que fueron parte del gobierno neoliberal de los 90, pero con otra camiseta, otras consignas y otros relatos.

Gobernaron doce años y fueron los garantes incondicionales de los intereses de los sectores más concentrados del poder, pagantes seriales de una deuda externa fraudulenta e ilícita, continuadores de los tratados de sometimiento a los países imperialistas, promotores como nunca del extractivismo en el agro y la minería, todas en manos de corporaciones multinacionales, entreguistas y corruptos. Dejaron una sociedad con más del 30% de la población viviendo en la pobreza, con un elevado porcentaje de trabajadores precarios e informales, con una vulnerabilidad económica creciente, y con una deuda que seguía aumentando a pesar de haberse pagado lo que nunca debimos por montos astronómicos, sin investigar ni auditar un centavo de esa contribución vergonzosa a la usura.

Fue tan malo y tan entreguista ese partido en el gobierno, que en las elecciones de fines del 2015 ganó la opción más crudamente conservadora y neoliberal, el gobierno de Cambiemos con Macri a la cabeza. Esa gestión continuó con todo lo negativo de los gobiernos anteriores, profundizando dependencia, entrega, explotación, depredación y corrupción. Fue el vandalismo de las corporaciones que actuaba con el aval de la mayoría.

Tan mala gestión dio aires al retorno del justicialismo a fines del 2019, que con la careta progresista continuó el ajuste del gobierno anterior, aumentó el saqueo a los jubilados, consolidó el deterioro salarial de los trabajadores, promovió las actividades del extractivismo depredador, con más beneficios a los agronegocios, a la megaminería y al fracking destructivo y contaminante, todos en manos de corporaciones multinacionales. Agregar que además están pagando una deuda más fraudulenta que nunca, sin siquiera considerar los fallos judiciales que demuestran la ilegitimidad y nulidad de su origen, para eso continúa con los ajustes sobre los sectores populares. Esa política nefasta viene siendo acompañada de políticas represivas contra los pueblos originarios, contra los ambientalistas que se oponen a la megaminería y el fracking, contra los trabajadores que reclaman por la pérdida de las fuentes laborales y por la caída de los salarios reales. Todo en nombre del progresismo.

Tanto la versión progre como la crudamente neoliberal han sido nefastas, más allá de las diferencias de matices, y conducen ambas al abismo de una sociedad sin presente y sin futuro. Mantienen una falsa división de la sociedad para garantizar la continuidad esencial del modelo neocolonial con gobernabilidad y aceptación de sectores mayoritarios. Ambas versiones son funcionales al modelo y se realimentan mutuamente. En época de elecciones intentan captar a la gran mayoría del electorado con las dos camisetas, y tratan de ahogar y reprimir cualquier alternativa de lucha que afecte el modelo vigente.

Quienes no apoyamos ninguna de las dos variantes entreguistas seguimos confiando y promoviendo la resistencia activa y la búsqueda de caminos alternativos, denunciando las falsas opciones que apuntalan el capitalismo dependiente, neocolonial, depredador, saqueador y corrupto. En ese aval a sus amos, la partidocracia de dos caras no tiene diferencias sustanciales. A eso me refiero cuando hablo en esos términos.

En relación al comentario de la cumpa de México, sólo aclarar que no considero que haya que apoyar al supuesto mal menor, de los que están a favor del neocolonialismo extractivista, con el argumento que no están dadas las condiciones para un triunfo electoral de una fuerza realmente alternativa. Serán los sectores populares los que deberán ir construyendo esas alternativas, y para ello es importante no generar falsas expectativas e ilusiones en supuestos progresismos que terminan en fracasos absolutos y políticas entreguistas y antipopulares.

De nuevo, una modesta y subjetiva opinión, como la de cualquier otro cumpa.

Abrazos fraternos.

Luis Lafferriere

El lun, 19 abr 2021 a las 19:43, groldan (<groldan@unam.mx>) escribió:

Hola a tod@s:
Comparto el reconocimiento y agradecimiento extendido para Alhelí Cáceres, por Xabier Arrizabalo. La suma gravedad de las condiciones en la que se encuentra el pueblo ecuatoriano y que mantendrá una perfecta continuidad con el triunfo de Guillermo Lasso, ponen de relieve que haber impulsado acciones políticas que dejaran el paso libre a este personaje, no significa ningún triunfo, ni ningún paso adelante en la lucha por una transformación profunda de

estas condiciones.
No me quedan dudas de que sólo es aparente el “radicalismo” de la postura que llamó al “voto nulo”, “en blanco” o a “la abstención” ya que sólo un análisis de miras muy cortas puede igualar al neoliberalismo con el progresismo. Si ninguno de los dos era una opción para el pueblo, es porque seguramente tienen otra alternativa y las condiciones para llevarla adelante: una revolución que transforme las estructuras capitalistas dependientes de ese país. De no tenerla, es porque seguramente ya tienen diseñada y construida una estrategia y táctica para alcanzarla en corto o mediano plazo. Y si tampoco la tienen, es porque no les afectan las políticas del capitalismo neoliberal, como sí afectarán gravemente al pueblo ecuatoriano.

Saludos desde México, donde tenemos un progresismo que no defendemos a ultranza, pero que no es lo mismo que el capitalismo neoliberal.

Genoveva Roldán

De: sepla_oficial@googlegroups.com <sepla_oficial@googlegroups.com> en nombre de XABIER ARRIZABALO MONTORO <xarrizab@ucm.es>

Enviado: lunes, 19 de abril de 2021 02:22 p. m.
Para: Alhelí Cáceres <caceresalheli06@gmail.com>
CC: Luis Lafferriere <luis.lafferriere@gmail.com>; Atilio Boron <aaboron@gmail.com>; SEPLA oficial <sepla_oficial@googlegroups.com>; SEPLA LATINO AMERICA <sepla@sepla21.org>; SEPLA LATINO AMERICA <seplalatinoamerica@gmail.com>
Asunto: Re: [SEPLA-Lista-Oficial2793] Intrigado, ruego ayuda urgente

Buenas tardes;
Muchas gracias por tu mensaje, Alhelí. Es realmente valioso porque no se sitúa en el terreno de la divagación, sino en el terreno concreto del sufrimiento de la mayoría que, si Lasso lograra aplicar sus planes, sin duda se agravaría.
En apenas seis párrafos has explicado con todo rigor la situación y, ligada a ella, la única vía de actuación digna y fructífera para la mayoría; vía que pasa, en primer lugar, ineludiblemente, por un enfrentamiento incondicional con el gobierno de Lasso y todos sus cómplices de dentro y de fuera.
Respecto a la filtración que denuncias, efectivamente retrata a quien la llevó a cabo. Con todo, particularmente no tengo ningún problema en que se difunda lo que digo. Sí lo tengo con la práctica execrable de quien lo hizo, porque fue manipuladamente, en particular poniendo en mi boca lo que no había dicho. Práctica execrable incompatible con toda buena intención.
Fraternalmente,
Xabier

El lun, 19 abr 2021 a las 20:08, Alhelí Cáceres (<caceresalheli06@gmail.com>) escribió:

“No tienen diferencias sustanciales”, sería importante saber qué entiende Ud. por “sustanciales”, compañero. Cuando claramente la propuesta de Guillermo Lasso es la de desmantelar las ya escasas conquistas sociales que las históricas luchas de las masas trabajadoras del Ecuador han podido alcanzar durante la “nueva década pérdida”.

Claramente, para el sector que llamó a votar nulo en medio de un caótico escenario de crisis, tanto económica, como social y sanitaria, con familias enteras conviviendo con sus muertos dentro de sus habitaciones, en un escenario de terror como el vivido en Guayaquil, con los muertos invadiendo las calles, resultado del sistemático desmantelamiento del sistema de salud pública durante el nefasto gobierno del traidor de Lenín Moreno, que en medio de la pandemia no vaciló en despedir a cientos de médicos, en donde tan sólo durante la primera ronda de despidos quedaron fuera del sistema de salud pública 10.000 profesionales. ¿No hay “diferencias sustanciales”? ¿De verdad no las hay, entre quien propone continuar con la misma política de destrucción de las conquistas sociales, de privatización de las empresas públicas, de “achicamiento del Estado” porque considera que el problema de Ecuador es “lo público” y entre quienes pretenden conservar las conquistas sociales y ampliar el rol del Estado como garante de derechos?

Claro, para quienes apoyaron la ilegal consulta de Lenin Moreno en la que se propuso derogar la Ley de plusvalía que evitaba la especulación sobre el valor de la tierra y la fijación de tributos, así como la desaparición/“reestructuración” del Consejo de Participación y Control Ciudadana; ambos son “iguales”. Imagino que igual a Yaku Pérez, haciendo campaña por las “7 veces SI”, engendro salido de la cabeza de alguien tan inescrupuloso como Julio César Trujillo, cuadro de la extrema derecha. En donde, felices se los ve (a la dirigencia de la CONAIE) entregando respaldo a Trujillo y a Moreno para llevar adelante esta “consulta”.

Tal vez sea “igual”, para quienes como Lourdes Tibán intentaron deslindarse de las movilizaciones de octubre de 2019, diciendo que los “correistas estaban llevando un plan para desestabilizar al gobierno de Moreno”, y aún más, diciéndole a Jaime Vargas que “le preocupaba su intervención”, cuando este llamaba a no negociar con el gobierno y exigir su renuncia. ¿Tienen claro que son “iguales”? ¿Iguales a quién? A ellos mismos, tal vez.

Y es correcto, su interpretación es subjetiva, “como cualquiera de la de los cumpas”, lo que no es subjetiva es la realidad, ésta sí que es bien concreta. Y la realidad es que el propio Yaku Pérez, al día siguiente de las elecciones en las que penosamente resultara ganador Lasso, dijo que “su movimiento no sería oposición al día siguiente de asumir Lasso, si éste cumplía sus promesas”. Me pregunto si Pérez leyó la propuesta de gobierno de Lasso o si escuchó en qué consistían sus promesas, una de ellas es la de acabar con lo “público” que es lo que tiene al país “quebrado”; eliminar la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencias, Tecnología e Innovación- SENESCYT, similar al CONICET, aquí por el cono sur, entidad responsable de la política de educación superior, de calificación de las universidades del país, de promoción de la ciencia y la investigación; ¿qué harán con los funcionarios públicos de la SENESCYT?; ¿Qué pasará con la ciudada del conocimiento Yachay?; o la promesa de Lasso de acercar las negociaciones con la Unión Europea y los Estados Unidos firmando TLC’s; o esta otra, la de disminuir la carga tributaria y eliminar impuestos, o mejor, esta otra en la que promete retornar a las “escuelas diferenciales” que durante décadas promovieron la mediocridad de la educación pública, las mismas que fueron eliminadas durante el gobierno de Correa para establecer un sistema de educación único y la habilitación de las escuelas del Milenio, y otras tantas medidas que permitan “dinamizar el sector privado y defender férreamente la dolarización”. Está claro que Pérez no leyó el programa de Lasso o si lo leyó, está de acuerdo con él. O tal vez esté de acuerdo con la propuesta de privatización de la Banca Central, la que curiosamente beneficiaría a esa oligarquía financiera de la que Lasso es representante.

Sólo para quienes no quieren ver, Lasso y Arauz son “iguales”. Hasta para la derecha continental no son “iguales”, basta con mirar las felicitaciones de gente tan despreciable como Corina Machado, Juan Guaidó, Álvaro Uribe, entre otros tantos.
Finalmente, ojalá estos mensajes no se filtren, como sí ocurrió con el debate anterior en el que curiosamente varias de las intervenciones fueron tomadas sin consulta y fueron puestas en un artículo, casualmente firmado por el arco de alianzas de Alberto Acosta, titulado “Pontífices o Compañeros”, faltando totalmente a la ética y a la honestidad que deben existir en cualquier debate, manipulando groseramente lo dicho por quienes hemos intervenido.

Saludos,

Econ. Alhelí Cáceres
Web: http://seppy.org.py/

E-mail: alhelicaceres@seppy.org.py
Celular: +595986418410

El dom, 18 abr 2021 a las 18:45, Luis Lafferriere (<luis.lafferriere@gmail.com>) escribió:

Desde mi humilde opinión, basada en diferentes declaraciones de fuerzas políticas ecuatorianas, los sectores que impulsaron el voto nulo, en blanco o la abstención, lo hicieron porque entienden que la marcha hacia el abismo del neocolonialismo extractivista, de saqueo y corrupción, que significaban las dos opciones que presentó el poder real al pueblo no tienen diferencias sustanciales. Con diferentes camisetas y relatos, ambas opciones garantizaban la continuidad esencial de ese rumbo suicida que conduce al precipicio, sólo que adornadas con máscaras de neoliberalismo y progresismo.

Quienes vienen luchando por alternativas superadoras que cambien en serio el rumbo entreguista y suicida de los distintos gobiernos al servicio de la dependencia extractivista, en ningún momento plantearon que alguna de esas falsas alternativas eran el camino a la liberación nacional o la emancipación social. Quien afirme semejante barbaridad debería en todo caso mencionar a quiénes se refiere y citar las expresiones que supuestamente fundamentarían esa postura.

Las luchas populares que desde principios de este siglo comenzaron a frenar el avance del neoliberalismo depredador y saqueador en América Latina, fueron traicionadas por gobiernos supuestamente progresistas que mantuvieron la misma matriz neocolonial, de entrega y corrupción, y generaron divisiones en el seno de movimientos sociales, ninguneando, persiguiendo y hasta reprimiendo las legítimas luchas en defensa de los derechos de los pueblos originarios, del ambiente, de los trabajadores.

Afortunadamente, frente a los intentos reiterados en distintos países de nuestra Abya Yala de generar expectativas de cambios entre falsas alternativas que están alineadas más o menos descaradamente con el poder imperial, y aceptan la dependencia y sumisión a pesar de los discursos para la gilada; existen fuerzas políticas, movimientos sociales, organizaciones populares, que siguen adelante en su lucha y no contribuyen a potenciar el desconcierto para dividir al pueblo y alinearlo detrás de opciones que siguen el camino de la eterna dependencia, del saqueo secular y la explotación histórica de nuestro continente.

Lo venimos viviendo en la Argentina con los cambios cosméticos que han garantizado la continuidad del modelo económico-social que se esbozó durante los años ’90 y se desplegó en estos años del siglo XXI, a pesar de los cambios de gobierno. Pagar sin investigar a la usura internacional una deuda fraudulenta, a costa del sacrificio de los sectores mayoritarios; promover los agronegocios que destruyen y contaminan nuestro ambiente y enferman y matan a nuestra gente; impulsar la megaminería y fracking en gran escala a costa de la destrucción de la vida en muchos territorios; todo en beneficio de las grandes corporaciones voraces e insaciables que someten al pueblo a través de los capataces políticos que les sirven de principal sostén para llevar adelante sus planes.

Caer en el juego de hacernos creer que las distintas opciones que ofrece el poder real son diferentes, para mantener la falsa división de la sociedad y la ‘gobernabilidad’ del modelo neocolonial, aunque se disfrace de discurso antiimperialista es en el fondo tan funcional al saqueo y la dependencia como los que sin la máscara se muestran como neoliberales y entreguistas.

En resumen, y reiterando, es mi modesta opinión, tan subjetiva como la de cualquier otro cumpa que opina sobre estos temas.

Abrazos fraternos.

Luis Lafferriere

El dom, 18 abr 2021 a las 17:25, Atilio Boron (<aaboron@gmail.com>) escribió:

Buenos Aires, 18 Abril 2021.

Estimadas/os:

Estoy intrigado porque aún espero que “las izquierdas del Ecuador” y los compañeros del Consejo Político de la Conaie, que el 9 de Abril llamó a votar nulo -por ser esa la única “expresión de la rebeldía y el rechazo frente al saqueo, la corrupción, el racismo, el entreguismo”- hagan el favor de sacarme de las tinieblas y explicarme los avances de la liberación nacional, la emancipación social y la restauración de los derechos de los pueblos originarios producido gracias a la oportuna derrota de Andrés Arauz.

Afortunadamente ahora estaríamos un paso más cerca del socialismo y la revolución, y el camino de la lucha anticapitalista, antiimperialista, antipatriarcal y antiextractivista se abre ancho y venturoso bajo el liderazgo de Guillermo Lasso. Pese a que este personaje sintetiza en sus entrañas al más rancio neoliberalismo y las excrecencias medievales del Opus Dei, la caprichosa e inescrutable dialéctica de la historia ha puesto en sus manos la realización de las bellas expectativas de “las izquierdas del Ecuador” y el Consejo Político de la Conaie, mismas que sin dudas se verán materializadas más pronto que tarde. Sin embargo, el hecho de que Lasso haya enviado la invitación para participar en la ceremonia de asunción presidencial del próximo 24 de mayo a Juan Guaidó y la promesa de la llegada de una delegación de muy alto nivel de Washington parecerían indicar que el nuevo gobierno alberga algunas vacilaciones -que no habría que magnificar, por supuesto- en relación a lo esperado por los partidarios del “voto nulo.”

Puede ser que mi cansado cerebro ya no sepa descifrar los matices de este cambio y se inquiete ante algunas extrañas paradojas. De ahí mi ruego a los compañeros y compañeras arriba mencionados para que se compadezcan de mis limitaciones y de forma clara y distinta, como quería un tal René Descartes, me expliquen el paso adelante para las causas populares concretado con el triunfo de Guillermo Lasso el pasado 11 de abril. Sólo así podré recuperar mi tranquilidad y volver a mis labores docentes y a mis investigaciones históricas.

A la espera de vuestra pronta respuesta, me despido con un fraternal abrazo

Atilio Boron

Dr. Atilio A. Boron

Coordinador del Ciclo de Complementación Curricular
en Historia de América Latina-Facultad de Historia y Artes, UNDAV

Director del PLED
,

Programa Latinoamericano de Educación a Distancia en Ciencias Sociales del Centro Cultural de la Cooperación “Floreal Gorini”
Corrientes 1543 – C1042AAB Buenos Aires, Argentina
Teléfonos (54-11) 5077-8021/22/24
www.atilioboron.com.ar
Facebook
Twitter
Instagram

Patreon


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CABO0LMGxq2JQCQSPLpxz%2BEiZViWGi3cg4YD_j6%3DJ39%3Dgb3S7Bw%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAKn%3DjOoHS%3DiyF2xzmwpTz%2BiTQGj%2BNbujYTXK1-TxPppm5NZkDg%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAFR90xK4z-y_vCJvv%3Dxe6ppyniN_-eUBH8Zs3%3D%2BUK1AjF5%2Bxiw%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAC%3D9PELHN7dWXmtg%3D5Amh9WFg8oawDG2dskHAvmSvXJyT-m1ew%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/BYAPR06MB4439220377AF7AF9257EC878AB499%40BYAPR06MB4439.namprd06.prod.outlook.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAKn%3DjOo8Wt4hu_gw6LnV0k37yoqFY%2BKx7iLwhDr0k5KdF_hT_g%40mail.gmail.com.


Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo “SEPLA oficial” de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a sepla_oficial+unsubscribe@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/sepla_oficial/CAKn%3DjOrcHy5Ra2oj0%2B03mkEXRWSNe%3DCXRxs8%2B1XbKdCQVBmy6w%40mail.gmail.com.

Posiblemente, usted tampoco está interpretando bien.
Saludos

···

Econ. Alhelí Cáceres
Web: http://seppy.org.py/

E-mail: alhelicaceres@seppy.org.py
Celular: +595986418410